La castidad de las mujeres en las actividades económicas Reportar como inadecuado




La castidad de las mujeres en las actividades económicas - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Abdoullah Namdar ;Revista de Economía Institucional 2009, 11 (21)

Autor: Azam Khodashenas Nikoo

Fuente: http://www.redalyc.org/


Introducción



Revista de Economía Institucional ISSN: 0124-5996 ecoinstitucional@uexternado.edu.co Universidad Externado de Colombia Colombia Khodashenas Nikoo, Azam; Namdar, Abdoullah LA CASTIDAD DE LAS MUJERES EN LAS ACTIVIDADES ECONÓMICAS Revista de Economía Institucional, vol.
11, núm.
21, 2009, pp.
253-260 Universidad Externado de Colombia Bogotá, Colombia Disponible en: http:--www.redalyc.org-articulo.oa?id=41911848015 Cómo citar el artículo Número completo Más información del artículo Página de la revista en redalyc.org Sistema de Información Científica Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto LA CASTIDAD DE LAS MUJERES EN LAS ACTIVIDADES ECONÓMICAS Azam Khodashenas Nikoo* Abdoullah Namdar** L a castidad es un concepto antiguo que se aplica a la cultura actual. Castidad es el término que usa la Palabra del Señor para describir la relación sexual adecuada entre una pareja casada, desprovista de lujuria e impureza y, más en general, para describir la actitud con la que el Señor nos llama a mirar al sexo opuesto (Buss Jr., 2006).
No es evitar el embarazo de las adolescentes.
No es evitar las enfermedades de transmisión sexual.
Ni siquiera prevenir el sida.
Todos esos propósitos son buenos, ¿no es cierto? Pero el concepto de castidad también hace referencia a mucho más.
La castidad es, simplemente, buscar y vivir el amor real1.
La castidad se puede describir mejor como la virtud que perfecciona la capacidad del alma para amar a Dios por encima de todas las cosas y al prójimo como a sí mismo.
Fray Gil, antiguo franciscano y compañero de San Francisco, definió la castidad como la dedicación exclusiva de nuestros sentidos físicos y espirituales al amor de Dios.
Debemos esforzarnos por ser castos en todo lo que decimos, en todo lo que hacemos y en todo lo que pensamos2.
El concepto no siempre ha sido usado del mismo ...





Documentos relacionados