Editorial. tiempo de comunicar Reportar como inadecuado




Editorial. tiempo de comunicar - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Comunicar 1993, (1)

Fuente: http://www.redalyc.org/


Introducción



Comunicar ISSN: 1134-3478 info@grupocomunicar.com Grupo Comunicar España Editorial.
Tiempo de comunicar Comunicar, núm.
1, octubre, 1993 Grupo Comunicar Huelva, España Disponible en: http:--www.redalyc.org-articulo.oa?id=15800101 Cómo citar el artículo Número completo Más información del artículo Página de la revista en redalyc.org Sistema de Información Científica Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto COMUNICA 1, 1993 Editorial Tiempo de comunicar Vivimos, sin duda, nuevos tiempos.
Nuestro mundo cada vez más, es una isla en la que todos comenzamos a saber al menos algo de todos.
La caldea global» de McLuhan comienza por fortuna y por desgracia a hacerse una inquietante y entusiasta realidad.
Los medios de comunicación nos acercan más que nunca a todos los rincones del orbe y casi del universo, deforma directa, instantánea y a veces también de manera descarnada y cruel.
Todos participamos ya de esta sociedad de los «media», con la que quizás se nos identifique y etiquete en el futuro. Sin embargo, hoy, igual que hace quinientos años cuando Gutenberg inventaba la imprenta, vivirnos el fenómeno del analfabetismo.
Decía Vallet que «de cara a los medios de comunicación, prácticamente todos somos analfabetos».
Y es que consumir comunicación audiovisual indiscriminadamente, nada tiene que ver con el conocimiento de sus lenguajes, la aptitud para su interpretación critica y los resortes para usar los medios creativamente.
Niños y niñas, chicos y chicas, adultos y mayores estamos sometidos hoy a una apabullante presencia de lo audiovisual en nuestras vidas.
Nuestros rincones más íntimos son asaltados, a veces incluso inconscientemente, por unos medios que no siempre responden a intereses manifiestos.
Y no se trata de luchar contra una bestia negra que en el fondo no existe.
Los medios no son ni buenos ni...





Documentos relacionados