Cancioncillas dialogadas Reportar como inadecuado




Cancioncillas dialogadas - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Nueva Revista de Filología Hispánica 2012, LX (1)

Autor: Margit Frenk

Fuente: http://www.redalyc.org/


Introducción



Nueva Revista de Filología Hispánica ISSN: 0185-0121 nrfh@colmex.mx Centro de Estudios Lingüísticos y Literarios México Frenk, Margit Cancioncillas dialogadas Nueva Revista de Filología Hispánica, vol.
LX, núm.
1, 2012, pp.
61-74 Centro de Estudios Lingüísticos y Literarios Distrito Federal, México Disponible en: http:--www.redalyc.org-articulo.oa?id=60229094005 Cómo citar el artículo Número completo Más información del artículo Página de la revista en redalyc.org Sistema de Información Científica Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto CANCIONCILLAS DIALOGADAS En la antigua lírica popular hispánica hay numerosas canciones y rimas que no tienen equivalente en la poesía culta contemporánea.
Entre ellas se encuentra un nutrido grupo de poemitas –he contado unos ciento sesenta y cinco–, casi todos en castellano, en que dialogan dos voces.
Son diálogos que carecen de todo sustento o marco textual narrativo1.
Son diálogo puro, y en este sentido se asemejan al discurso teatral, aunque distan de él en muchos sentidos2.
En ocasiones, nuestros pequeños diálogos remiten a un contexto extratextual fácil de evocar: una pequeña escena, cierto tipo de interlocutores, ambiente armonioso o conflictivo, etcétera. Los interlocutores de esas canciones y rimas3 irrumpen en escena sin más.
Puede ocurrir que una voz de persona asigne a la otra un nombre propio, pero lo más común es que la primera voz identifique desde el principio a la segunda, diciendo hija, marido, vecina, comadre, identificándose de esa manera a sí misma y definiendo su relación con la otra (madre-hija, mujer-marido, vecinas, comadres, comadre-compadre), aunque varios interpelados no son seres humanos (la pereza, la noche, el centeno, el vino).
Nada raro es, sin embargo, que la primera voz, aunque identifica a la segunda, queda ella –y la ...





Documentos relacionados