El rastreo en la historia insular canaria de El giro real, de Elfidio AlonsoReport as inadecuate




El rastreo en la historia insular canaria de El giro real, de Elfidio Alonso - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

Materias : 570107 Lengua y literatura550602 Historia del arte

Fecha de publicación : 1995

Fecha de depósito: 9-feb-2010

Tipo de documento: Artículo

En : Espejo de paciencia : revista de literatura y arte. Las Palmas de Gran Canaria : Servicio de Publicaciones de la U.L.P.G.C., 1995-. ISSN 1136-5390, n.0, 1995, p. 203





Author: Quevedo García, Francisco Juan

Source: https://acceda.ulpgc.es


Teaser



EL RASTREO EN LA HISTORIA INSULAR CANARIA DE EL GIRO REAL, DE ELFIDIO ALONSO FRANCISCO JUAN QUEVEDO GARCÍA UNIVERSIDAD DE LAS PALMAS DE GRAN CANARIA E siglos donde se revela el inconformismo con la sociedad que lo rodea, así como su denuncia: -Él era también un «giro real», sin falsas modestias, aunque la mayoría de sus incultos paisanos no opinasen de la misma manera-. Reaparece el vocablo «giro real» en la novela, y lo hace asociado a José de Viera y Clavijo, caracterizándolo, dotándolo de las marcas del buen hacer y de un arrojo demostrable, en esta ocasión, en la decisión de su marcha: -Sí; no había otro remedio que tomar las de Villadiego y marcharse de las islas.
Estaba decidido-. Esa marcha conlleva un espacio que el novelista nos presenta metafóricamente: -Por aquella puerta de Tal vez si hubiese sido un medio- la isla-.
¿Cuál es esa -puerta- por la cre o un entreguista, carente de escual se cruza y que se repite a lo crúpulos, o uno de esos que cambia largo de los años? El puerto, el mar, de ideales según las conveniencias.
los barcos, que se han convertido, Dos líneas se van sucediendo en hoy hubiese estado en un puesto de el proceso novelesco.
Una de esas desde esa óptica, en el punto de privilegio, ganando plata a manos líneas toma como protagonista a un mira deseado de innumerables callenas.
Sí; no había otro remedio que narios, animados por una idílica trasunto de José de Viera y Clavijo, tomar las de Villadiego y marcharse imagen de América -el casi invariauna de las personalidades descollande las islas.
Estaba decidido.^ tes del panorama cultural del archible destino al que se pretende llepiélago canario.
El novelista recrea gar-, y por los rigores que padecen algunos de los momentos que marEl narrador mete el dedo en una en su tierra, como le ocurre a Pacaron su vida, como aquel en el que llaga secular en el devenir de Canablo, otro de los personajes de El giro se establece la determinación de rias: el afán por e...






Related documents