Problemas de bilinguismo histórico en la toponimia de CanariasReport as inadecuate




Problemas de bilinguismo histórico en la toponimia de Canarias - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

Materias : ToponimiaCanariasLexicología

Fecha de publicación : 1993

Fecha de depósito: 8-oct-2009

Tipo de documento: Artículo

En : Actas del III Congreso internacional de historia de la lengua española, pp. 1109-1122





Author: Trapero, Maximiano

Source: https://acceda.ulpgc.es


Teaser



1110 MAXIMIANO TRAPERO TRAPERO LOS primeros europeos que llegados a las Islas dejaron su huella en la los de la expe and --tn poi-gue- de 134 1 Enisiit.ioii -tras toponimia heron expediciones anteriores (como las de los Vivaldi, en 1291, y la de Lancilotto Malocello, en 1312), pero de ellas ningún rastro toponimico ha quedado, salvo, al parecer, el nombre del islote Alegranza, debido a la primera, y el de la isla de Lanzarote, que recibió de Lancilotto.
En la expedición de 134 2 venían portugueses, italianos y españoles, al mando de Angiolotto del Tegghia, y a ellos se debe el nombre latino de las islas: Fuerteventura, Canaria (después Gran Canaria), Inferno (la de Tenerife, por las llamas que salían del Teide), Palma, Gomera y Fer (Hierro), sobrepuestos a los nombres antiguos y generalizando incluso el nombre de Islas Canarias o Islas de Canaria sobre el anterior y mítico de Islas de la Fortuna, Afirtunadas o Bienaventuradas. Otras expediciones legaron a Canarias después de 1341 y antes de ia Conquista definitiva, como la de los mallorquines, la del Príncipe de la Fortuna don Luis de la Cerda y la del vizcaíno Martín Ruiz de Avendaño.
Pero el -bautizo- español y europeo de las Idas se realiza sistemáticamente a partir de la llegada del caballero normando Juan de Bethencourt a Lanzarote y F~-~erteventura en 1402.
Estas dos islas, primero, y después las del Hiero y La Gomera fueron conquistadas y ocupadas apenas sin resistencia, con lo que el sometimiento de los canarios aborígenes a los conquistadores y la -españolización- de estas islas se adelanta en casi un siglo a las tres restantes, Gran Canaria, La Palma y Tenerife.
El último acto de armas y el final definitivo de la conquista tiene lugar en Tenerife en 1496.
Terminar la nominación de su geografía no ha terminado nunca, porque nunca acaba la necesidad de designar con un nombre propio a una nueva realidad (un nuevo camino, una nueva construcción.), o a una realidad vieja, que estaba a...






Related documents