Mark Twain - El Príncipe y el mendigoReportar como inadecuado




Mark Twain - El Príncipe y el mendigo - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Libro para leer online o descargar PDF - Mark Twain - El Príncipe y el mendigo

Fuente:

Fuente: http://www.dominiopublico.es/


Introducción



El Príncipe y el mendigo de Mark Twain Este libro electrónico es cortesía de http:--www.dominiopublico.es • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • Prefacio Capítulo I - Nacimiento del príncipe y del mendigo Capítulo II - La infancia de Tom Capítulo III - Encuentro de Tom y el príncipe Capítulo IV - Comienzan los problemas del príncipe Capítulo V - Tom como un patricio Capítulo VI - Tom recibe instrucciones Capítulo VII - La primera comida regia de Tom Capítulo VIII - La cuestión del sello Capítulo IX - El espectáculo del río Capítulo X - Las penas del príncipe Capítulo XI - En el Ayuntamiento Capítulo XII - El príncipe y su salvador Capítulo XIII.
- La desaparición del príncipe Capítulo XIV - ¡El rey ha muerto! ¡Viva el rey! Capítulo XV - Tom como rey Capítulo XVI - La comida de gala Capítulo XVII - Fu-Fu primero Capítulo XVIII - El príncipe y los vagabundos Capítulo XIX - El príncipe con los aldeanos Capítulo XX - El príncipe y el ermitaño Capítulo XXI - Hendon, el salvador Capítulo XXII - Víctima de la traición Capítulo XXIII - El príncipe prisionero Capítulo XXIV - La escapatoria Capítulo XXV - Hendon Hall Capítulo XXVI - Repudiado Capítulo XXVII - En la cárcel Capítulo XXVIII - El sacrificio Capítulo XXIX - A Londres Capítulo XXX - El progreso de Tom Capítulo XXXI - La procesión del Reconocimiento Capítulo XXXII - El Día de la Coronación Capítulo XXXIII - Eduardo como rey Capítulo XXXIV - Conclusión – Justicia y retribución Acerca de dominiopublico.es Prefacio Voy a poner por escrito un cuento, tal como me lo contó uno que lo sabía por su padre, el cual lo supo anteriormente por su padre; este último de igual manera lo había sabido por su padre...
y así sucesivamente, atrás y más atrás, más de trescientos años, en que los padres se lo transmitían a los hijos y así lo iban conservando.
Pu...





Documentos relacionados