Ivan Turguenev - Un SueñoReportar como inadecuado




Ivan Turguenev - Un Sueño - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Libro para leer online o descargar PDF - Ivan Turguenev - Un Sueño

Fuente:

Fuente: http://www.dominiopublico.es/


Introducción



U N I V A N S U E Ñ O T U R G U E N I E V UN SUEÑO I Tenía yo diez y siete años cumplidos y vivía en un pequeño pueblo de la costa con mi madre, que apenas tenía treinta y cinco; se casó muy joven. Al cumplir siete años, murió mi padre y, no obstante, estaba grabado en mi memoria con suma claridad. Mi madre era bajita y rubia, su hermoso rostro estaba siempre triste; hablaba lentamente, con voz débil, con ademanes tímidos.
En su juventud tuvo reputación de hermosa, y continuó siendo encantadora hasta sus últimos días.
No he conocido jamás un cabello más fino y suave, unas manos más delicadas.
Yo la adoraba y ella me amaba entrañablemente... Sin embargo, no era alegre nuestra existencia; mi madre parecía padecer un dolor extraño, una 3 IVÁN TURGUENIEV desgracia irreparable, injusta, y que corroía sin cesar su existencia. El dolor que le había provocado la muerte de mi padre no era bastante para explicar aquella tristeza abrumadora, aun cuando fuese grande su pesadumbre, porque lo había querido con pasión y reverenciaba su memoria.
¡No! En su congoja había un misterio que me era imposible penetrar, pero que intuía de una manera vigorosa e intensa al mismo tiempo, cada vez que fijaba mi mirada en los apacibles y quietos ojos de mi madre, en sus labios tan hermosos y también inmóviles, apretados sin amargura, pero que parecía que nunca se habían de mover. Ya dije que mi madre me amaba.
Sin embargo, había momentos en que me rechazaba o en que mi presencia le era penosa y hasta inaguantable.
Parecía sentir de pronto una repulsión involuntaria hacia mí, sentimiento que la horrorizaba en seguida, y, con lágrimas de contrición me estrechaba contra su pecho. Suponía yo que esos accesos de animadversión se debían al estado enfermizo de mi madre y a sus pesares...
Verdad es que también pudieran ser causados por los extravagantes arrebatos de mal humor 4 UN SUEÑO y de deseos criminales que se apoderaban a veces de mí......





Documentos relacionados