Edgar Allan Poe - Revelación MesméricaReportar como inadecuado




Edgar Allan Poe - Revelación Mesmérica - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Libro para leer online o descargar PDF - Edgar Allan Poe - Revelación Mesmérica

Fuente:

Fuente: http://www.dominiopublico.es/


Introducción



EDGAR ALLAN POE REVELACIÓN MESMÉRICA Aunque la teoría del mesmerismo esté aún envuelta en dudas, sus sobrecogedoras realidades son ya casi universalmente admitidas.
Los que dudan de éstas pertenecen a la casta inútil y despreciable de los que dudan por pura profesión.
No hay mejor manera de perder el tiempo que proponerse probar en la actualidad que el hombre, por el simple ejercicio de su voluntad, puede impresionar a su semejante al punto de sumirlo en un estado anormal cuyas manifestaciones se parecen estrechamente a las de la muerte, o por lo menos en mayor grado que cualquier otro fenómeno conocido en condiciones normales; que, en ese estado, la persona así influida utiliza sólo con esfuerzo y en consecuencia débilmente los órganos exteriores de los sentidos y, sin embargo, percibe con agudeza y refinamiento, y por vías presuntamente desconocidas, cosas que están más allá del alcance de los órganos físicos; que, además, sus facultades intelectuales se hallan en un maravilloso estado de exaltación y fuerza; que las simpatías con la persona que así influye sobre ella son profundas, y, finalmente, que su susceptibilidad de impresión va en aumento gradual, al tiempo que en la misma proporción, se extienden y acentúan cada vez más los peculiares fenómenos producidos. Digo que sería superfluo demostrar las leyes del mesmerismo en sus rasgos generales; tampoco infligiré a mis lectores una demostración hoy tan innecesaria.
Mi propósito es, en verdad, muy otro.
Me siento impelido, aun enfrentándome de esta manera con un mundo de prejuicios, a detallar sin comentarios el notabilísimo diálogo que sostuve con un hipnotizado. Hacía mucho tiempo que tenía la costumbre de hipnotizar a la persona en cuestión (Mr.
Vankirk), en quien se habían manifestado la aguda susceptibilidad y la exaltación habituales en la percepción mesmérica.
Desde varios meses atrás, Mr. Vankirk padecía una tisis declarada y mis pases habían aliviado sus efec...





Documentos relacionados