Triste, solitario y final - Reportar como inadecuado




Triste, solitario y final - - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Triste, solitario y final - . Libro para leer gratis online y descargar en PDF. Fuente: Universidad Rafael Landívar - Guatemala


Introducción



COLECCIÓN NARRATIVAS ARGENTINAS OSVALDO SORIANO Triste, solitario y final EDITORIAL SUDAMERICANA BUENOS AIRES Diseño de tapa: Mario Blanco PRIMERA EDICIÓN Mayo de 1986 NOVENA EDICIÓN Marzo de 1995 En memoria de: Raymond Chandler, Stan Laurel, Oliver Hardy. IMPRESO EN LA ARGENTINA Queda hecho el depósito que previene la ley 11.723. (c) 1986, Editorial Sudamericana, S.A. Humberto I 531, Buenos Aires (c) 1973, Osvaldo Soriano ISBN 950-07-0332-7 -Hasta la vista, amigo.
No le digo adiós.
Se lo dije cuando tenía algún significado.
Se lo dije cuando era triste, solitario y final.- Philip Marlowe en El largo adiós Amanece con un cielo muy rojo, como de fuego, aunque el viento sea fresco y húmedo y el horizonte una bruma gris.
Los dos hombres han salido a cubierta y son dos caras distintas las que miran hacia la costa, oculta tras la niebla.
Los ojos de Stan tienen el color de la bruma; los de Charlie, el del fuego.
La brisa salada les salpica los rostros con gotas transparentes.
Stan se pasa la lengua por los labios y siente, quizá por última vez en este viaje, el gusto salado del mar.
Tiene los ojos celestes, pequeños y rasgados, las orejas abiertas, el pelo lacio y revuelto.
Un aire de angustia lo envuelve y a pesar de sus diecisiete años esta acostumbrado a fabricarse sonrisas.
Ahora, lejos del circo, lejos de Londres, su cuerpo pequeño esta rígido y siente que el miedo le ha caído encima desde alguna parte. Charlie, que frente al público es un payaso triste, sonríe ahora, desafiante y frió.
Apoyado en la popa ha inclinado el cuerpo hacia adelante, como si quisiera estar más cerca de Manhattan, como si tuviera apuro por asaltar al gigante. -Mi padre dijo que el cine matará a los cómicos -ha dicho Stan. Lo dice con amargura, porque ha recordado a su padre que también es actor y ha visto de frente la ansiedad de los curiosos, la desesperación de los fracasados, la alegría momentánea de una mueca; las ha visto mil veces, y lo ha contado mil ...





Documentos relacionados