Siete noches - Jorge Luis BorgesReportar como inadecuado




Siete noches - Jorge Luis Borges - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Siete noches - Jorge Luis Borges. Libro para leer gratis online y descargar en PDF. Fuente: Universidad Rafael Landívar - Guatemala


Introducción



SIETE NOCHES JORGE LU√ćS BORGES Jorge Luis Borges Siete noches √ćNDICE Una LA DIVINA COMEDIA .......................................................
3 Dos LA PESADILLA .................................................................
13 Tres LAS MIL Y UNA NOCHES ...............................................
21 Cuatro EL BUDISMO.................................................................
28 Cinco LA POES√ćA ......................................................................
36 Seis LA CABALA ......................................................................
46 Siete LA CEGUERA...................................................................
52 EPILOGO ...................................................................................
59 2 Jorge Luis Borges Siete noches Una LA DIVINA COMEDIA SE√ĎORAS, SE√ĎORES: Paul Claudel ha escrito en una p√°gina indigna de Paul Claudel que los espect√°culos que nos aguardan m√°s all√° de la muerte corporal no se parecer√°n, sin duda, a los que muestra Dante en el Infierno, en el Purgatorio y en el Para√≠so, Esta curiosa observaci√≥n de Claudel, en un art√≠culo por lo dem√°s admirable, puede ser comentada de dos modos. En primer t√©rmino, vemos en esta observaci√≥n una prueba de la intensidad del texto de Dante, el hecho de que una vez le√≠do el poema y mientras lo leemos tendemos a pensar que √©l se imaginaba el otro mundo exactamente como lo presenta.
Fatalmente creemos que Dante se imaginaba que una vez muerto, se encontrar√≠a con la monta√Īa inversa del Infierno o con las terrazas del Purgatorio o con los cielos conc√©ntricos del Para√≠so.
Adem√°s, hablar√≠a con sombras (sombras de la Antig√ľedad cl√°sica) y algunas conversar√≠an con √©l en tercetos en italiano. Ello es evidentemente absurdo.
La observación de Claudel corresponde no a lo que razonan los lectores (porque razonándola se darían cuenta de que es absurda) sino a lo que sienten y a lo que puede alejarlos del placer, del intenso placer de ...





Documentos relacionados