Kafka, Franz - Descripcion de una luchaReportar como inadecuado




Kafka, Franz - Descripcion de una lucha - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Kafka, Franz - Descripcion de una lucha. Libro para leer y descargar en PDF. Fuente: 10millibrosparadescargar.com


Introducción



http:--biblioteca.d2g.com Franz Kafka DESCRIPCIÓN DE UNA LUCHA1 1 Dos pequeños fragmentos del relato aparecieron en 1909 en la revista Hyperion.
Los pasajes respectivos de la presente versión no coinciden totalmente con aquellos fragmentos. http:--biblioteca.d2g.com ...la gente se mece y en la grava se pasea bajo este vasto cielo que de lomas lejanas a lejanas lomas llega. I Algunas personas se levantaron casi a las doce; después de hacer reverencias, darse las manos y decir que todo había sido muy agradable, salieron al vestíbulo por el gran portal. La dueña de la casa, en el centro, se inclinaba con volubilidad, mientras se agitaban los bonitos pliegues de su vestido. Yo, sentado a una mesita con tres patas finas y tensas, en ese momento tomaba un sorbo de mi tercera copa de Benedictine, y al beber miraba la pequeña provisión de pastelillos que yo mismo había elegido y apilado. Entonces, en la puerta de una habitación contigua apareció mi nuevo conocido, un poco agitado y desordenado; como no me interesaba gran cosa, quise apartar la mirada.
El, en cambio, se me acercó, y riéndose distraídamente de lo que me ocupaba, dijo: - Disculpe que me dirija a usted, pero he estado hasta ahora sentado con mi novia en la habitación contigua desde las diez y media.
¡Esta sí que ha sido una noche, compañero! Comprendo: no está bien que se lo cuente; apenas nos conocemos.
¿No es así? Apenas si al llegar hemos cambiado unas palabras en la escalera.
Con todo, le ruego que me disculpe, pero no soportaba ya la felicidad, era más fuerte que yo.
Y como aquí no tengo conocidos en quienes confiar... Miré con tristeza su bello rostro arrebolado -el pastelillo de fruta que me había llevado a la boca no era gran cosa- y le dije: - Desde luego que me agrada parecerle digno de confianza, pero no me interesa ser su confidente.
Y usted, si no estuviese tan alterado, se daría cuenta de lo tonto que es hablar de una muchacha enamorada a un bebedor solitario... Cu...





Documentos relacionados