Kafka, Franz - Carta al padre y otros escritosReportar como inadecuado




Kafka, Franz - Carta al padre y otros escritos - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Kafka, Franz - Carta al padre y otros escritos. Libro para leer y descargar en PDF. Fuente: 10millibrosparadescargar.com


Introducción



CARTA AL PADRE Y OTROS ESCRITOS FRANZ KAFKA Digitalizado por http:--www.librodot.com Librodot Carta al padre y otros escritos Franz Kafka 2 Indice Carta al padre Preparativos de boda en el campo Fragmentos de cuadernos y hojas sueltas Paralipómenos Carta al padre Queridísimo padre: Hace poco me preguntaste por qué digo que te tengo miedo.
Como de costumbre, no supe darte una respuesta, en parte precisamente por el miedo que te tengo, en parte porque para explicar los motivos de ese miedo necesito muchos pormenores que no puedo tener medianamente presentes cuando hablo.
Y si intento aquí responderte por escrito, sólo será de un modo muy imperfecto, porque el miedo y sus secuelas me disminuyen frente a ti, incluso escribiendo, y porque la amplitud de la materia supera mi memoria y mi capacidad de raciocinio. A ti la cosa siempre te ha resultado muy sencilla, al menos en la medida en que has hablado de ella delante de mí y delante -indiscriminadamente- de muchos otros.
Tú piensas más o menos lo siguiente: has trabajado a destajo tu vida entera, lo has sacrificado todo por tus hijos, muy especialmente por mí, lo que me ha permitido vivir «por todo lo alto», he tenido completa libertad para estudiar lo que me ha apetecido, no tengo motivos de preocupación en cuanto al pan de cada día, o sea, no tengo motivo alguno de preocupación; tú no has exigido a cambio gratitud, conoces «la gratitud de los hijos», pero sí al menos una cierta deferencia, alguna que otra muestra de simpatía; en lugar de eso, yo siempre me he escabullido de tu presencia, refugiándome en mi habitación, en los libros, en amigos chalados, en ideas exaltadas; nunca he hablado abiertamente contigo, nunca me he puesto a tu lado en el templo, jamás te he ido a ver a Franzensbad 1, ni en general he tenido nunca espíritu de familia, no me he ocupado de la tienda ni de tus demás asuntos, te he endosado la fábrica2 y después te he dejado plantado, a Ottla3 la he apoyado en su c...





Documentos relacionados