Kafka, Franz - Ante la leyReportar como inadecuado




Kafka, Franz - Ante la ley - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Kafka, Franz - Ante la ley. Libro para leer y descargar en PDF. Fuente: 10millibrosparadescargar.com


Introducción



ANTE LA LEY Franz Kafka Ante la Ley hay un guardián.
Hasta ese guardián llega un campesino y le ruega que le permita entrar a la Ley.
Pero el guardián responde que en ese momento no le puede franquear el acceso.
El hombre reflexiona y luego pregunta si es que podrá entrar más tarde. -Es posible -dice el guardián-, pero ahora, no. Las puertas de la Ley están abiertas, como siempre, y el guardián se ha hecho a un lado, de modo que el hombre se inclina para atisbar el interior.
Cuando el guardián lo advierte, ríe y dice: -Si tanto te atrae, intenta entrar a pesar de mi prohibición.
Pero recuerda esto: yo soy poderoso.
Y yo soy sólo el último de los guardianes.
De sala en sala irás encontrando guardianes cada vez más poderosos.
Ni siquiera yo puedo soportar la sola vista del tercero. El campesino no había previsto semejantes dificultades.
Después de todo, la Ley debería ser accesible a todos y en todo momento, piensa.
Pero cuando mira con más detenimiento al guardián, con su largo abrigo de pieles, su gran nariz puntiaguda, la larga y negra barba de tártaro, se decide a esperar hasta que él le conceda el permiso para entrar.
El guardián le da un banquillo y le permite sentarse al lado de la puerta.
Allí permanece el hombre días y años.
Muchas veces intenta entrar e importuna al guardián con sus ruegos.
El guardián le formula, con frecuencia, pequeños interrogatorios.
Le pregunta acerca de su terruño y de muchas otras cosas; pero son preguntas indiferentes, como las de los grandes señores, y al final le repite siempre que aún no lo puede dejar entrar.
El hombre, que estaba bien provisto para el viaje, invierte todo -hasta lo más valioso- en sobornar al guardián.
Este acepta todo, pero siempre repite lo mismo: -Lo acepto para que no creas que has omitido algún esfuerzo. Durante todos esos años, el hombre observa ininterrumpidamente al guardián.
Olvida a todos los demás guardianes y aquél le parece ser el único obstáculo que se opon...





Documentos relacionados