James, Montague Rhode - El fresnoReportar como inadecuado




James, Montague Rhode - El fresno - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

James, Montague Rhode - El fresno. Libro para leer y descargar en PDF. Fuente: 10millibrosparadescargar.com


Introducción



EL FRESNO M.
R.
James Quien haya viajado por el este de Inglaterra recordará sus innúmeras y pequeñas casas solariegas, reducidos, húmedos edificios de estilo italiano, rodeados por parques de un centenar de acres.
En mí siempre han ejercido una intensa seducción: grisáceas empalizadas de roble, árboles dignificados por el tiempo, lagunas coronadas de juncos, el boscoso horizonte.
Me complace, además, el pórtico con columnas, tal vez adherido a una casa de ladrillo rojo, estilo reina Ana, revestido con estuco para que participara del gusto -griego- de fines del siglo XVIII; en su interior, un vestíbulo que se eleva hasta el tope del edificio, y que dispone, por lo general, de su galería y su pequeño órgano.
También me agrada la biblioteca, donde podemos hallar de todo: desde un salterio del siglo XIII hasta una de las primitivas ediciones in-quarto de Shakespeare.
Me gustan, por supuesto, los cuadros; y quizá lo que más me deleita, ante todo, es imaginar cómo se vivía en esa casa en la época en que fue construida y en los dorados tiempos de la prosperidad de sus propietarios, y aun ahora, cuando, si bien el dinero no es tan abundante, los gustos son más variados y la vida ofrece idéntico interés.
Ojalá tuviera una de esas casas, y suficiente dinero para mantenerla y en ella recibir modestamente a mis amigos. Pero basta de digresiones.
Quiero referir los insólitos acontecimientos que tuvieron lugar en una casa tal como la que intenté describir: Castringham Hall, en Suffolk.
Creo que el edificio ha sido sometido a diversas reformas desde la época de mi anécdota, pero aún conserva, esencialmente, los rasgos a que aludí: pórtico italiano, una casa blanca y cuadrada, más antigua por dentro que por fuera, un parque con franjas boscosas, y una laguna.
La característica que confería singularidad a la casa ha desaparecido.
Al contemplarla desde el parque, uno veía sobre la derecha un fresno, alto y vetusto, que crecía a pocos pasos del mu...





Documentos relacionados