James, Henry - Los periódicosReportar como inadecuado




James, Henry - Los periódicos - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

James, Henry - Los periódicos. Libro para leer y descargar en PDF. Fuente: 10millibrosparadescargar.com


Introducción



Digitalizado por http:--www.librodot.com Henry James LOS PERIÓDICOS I Durante un lapso de tiempo relativamente largo -la densa duración de un invierno londinense, animado (si es que puede usarse esta palabra) por fogonazos y fulgores eléctricos, por tétricas «incandescencias» eléctricas- se encontraron una y otra vez en una cervecería no muy exquisita, una fonda situada en los aledaños del Strand.
Siempre hablaban de la «fonda» y de «la hora de la pitanza», que podía ser cualquiera entre la una y las cuatro de la tarde.
Siempre hablaban de casi todo, incluso de lo más elevado, de un modo que reflejaba con exactitud -o al menos eso, con respecto a sus circunstancias vitales, pretendían- su distanciamiento, su desdén, su ironía generalizada.
Una ironía generalizada que se esforzaban por hacer festiva, cuando menos para ellos mismos, y que en realidad les servía de refugio para la falta de sabor, la falta de servilletas, la falta -harto frecuente- de dinero, y de tantas otras cosas de las que les hubiera gustado gozar.
Casi lo único que poseían con toda certeza era su juventud, completa, admirable, poco menos que invulnerable, o, hasta el momento, inatacable; pero no tenían en cuenta su propio talento, que en un principio habían dado por supuesto y después ya no se habían cuestionado por falta de libertad de espíritu, así como ciertamente por alguna razón de tipo ofensivo para hacerlo.
Se afanaban en otras cuestiones y en otros cálculos: los asombrosos límites, por ejemplo, de su suerte, o la asombrosa exigüidad del talento de sus amigos.
Pero, ante todo, se encontraban en esa fase de la juventud y en ese punto de sus aspiraciones en que el tema de referencia más frecuente es la «suerte», algo tan claro como el agua, o un modo elegante de designar el dinero en gente cuyo refinamiento rivaliza con la carencia de recursos.
Porque ella no era más que una joven de las afueras tocada con un canotier, y él un joven desprovisto, en puri...





Documentos relacionados