James, Henry - La historia de un añoReportar como inadecuado




James, Henry - La historia de un año - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

James, Henry - La historia de un año. Libro para leer y descargar en PDF. Fuente: 10millibrosparadescargar.com


Introducción



HENRY JAMES LA HISTORIA DE UN AÑO Digitalizado por http:--www.librodot.com 1 Mi historia principia igual que han principiado muchísimas historias en los últimos tres años y, a decir verdad, igual que han concluido otras tantas; pues, cuando el protagonista se marcha, ¿acaso el romance no llega a un final? A comienzos de mayo, hace dos años, una joven pareja que yo me sé se dirigía a casa de vuelta de un paseo vespertino, una larga caminata entre las apacibles colinas que circundaban su campestre residencia.
Hasta estas apacibles colinas el joven había traído no el rumor (que moraba en ellas desde hacía mucho tiempo) sino algo de la realidad de la guerra: un ligero olorcillo a pólvora, el metálico sonido de una espada; pues, si bien el señor John Ford aún no había pisado el frente de batalla, ostentaba cierto garboso porte soldadesco que lo convertía en todo un Héctor a los ojos de los impresionables pueblerinos y en un acompañante muy guapo a los de la señorita Elizabeth Crowe, su pareja en este sentimental paseo.
Y es que ¿acaso no iba uniformado con el gran esplendor azul y oro que cuadra a un recién nombrado teniente? Era un infrecuente espectáculo en estas felices tierras norteñas; pues, aunque tiempo atrás la primera Revolución las había cogido de lleno, los honrados voluntarios que las defendieron vistieron sencillamente de paisano, y es fama que las tropas de Su Majestad llevaron 1 Librodot La historia de un año Henry James uniformes rojos.1 Los dos jóvenes, como digo, habían estado paseando.
Saltaba a la vista que habían caminado por sitios donde eran abundosas las zarzas e intensa la humedad...
es más, por cenagales y charcos de terrenos en los cuales aún no se habían secado las lluvias de abril. Las botas y los pantalones de Ford habían recibido un prematuro anticipo de lo que el barro de Virginia iba a infligirles; las faldas de su compañera se habían puesto en un estado lastimoso.
¿Qué gran entusiasmo había...





Documentos relacionados