James, Henry - La figura en el tapizReportar como inadecuado




James, Henry - La figura en el tapiz - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

James, Henry - La figura en el tapiz. Libro para leer y descargar en PDF. Fuente: 10millibrosparadescargar.com


Introducción



Librodot La Figura en el Tapiz Henry James LIBROdot.com LA FIGURA EN EL TAPIZ Henry James 1 He hecho unas pocas cosas y ganado un poco de dinero.
Quizás incluso haya tenido tiempo para empezar a pensar que soy mejor de lo que podrían sugerir los beneficios que recibo, pero cuando estimo el alcance de mi pequeña carrera (un hábito apresurado, pues de ninguna manera ha terminado) sitúo mi verdadero punto de partida en la noche en que George Corvick, sin aliento y afligido, vino a pedirme un favor.
El había hecho más cosas que yo, y ganado más dinero, aunque había oportunidades para la inteligencia que, según mi opinión, a veces desaprovechaba. No obstante, esa noche sólo pude decirle que nunca perdía una oportunidad de mostrar su bondad.
Casi entré en estado de éxtasis al proponerle que preparase para The Middle, el órgano de nuestras lucubraciones, llamado así por la ubicación en la semana de su día de aparición, un artículo por el cual se había hecho responsable y cuyo material, atado con un grueso hilo, dejó sobre mi mesa.
Me abalancé sobre mi oportunidad; es decir, sobre el primer volumen de ella, prestando escasa atención a las explicaciones de mi amigo sobre su pedido.
¿Qué explicación podía ser más adecuada que mi obvia idoneidad para la tarea? Había escrito sobre Hugh Vereker, pero ni una palabra en The Middle, donde sobre todo me ocupaba de las damas y los poetas menores.
Esta era la nueva novela de Hugh Vereker, las pruebas de página de un ejemplar que todavía no había salido, y significara eso mucho o poco para la reputación de su autor, inmediatamente me resultó claro cuánto significaría para la mía.
Además, si siempre había leído todo lo que había podido conseguir de Vereker, ahora tenía una razón particular para desear hacerlo: acababa de aceptar una invitación a Bridges para el domingo siguiente, y en la nota de lady Jame se mencionaba que el señor Vereker iba a estar allí.
Era lo bastante joven como p...





Documentos relacionados