James, Henry - El rincón felizReportar como inadecuado




James, Henry - El rincón feliz - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

James, Henry - El rincón feliz. Libro para leer y descargar en PDF. Fuente: 10millibrosparadescargar.com


Introducción



LIBROdot.com HENRY JAMES EL RINCON FELIZ (The Jolly Corner, 1908) I Todo el mundo me pregunta qué «pienso» de todo -dijo Spencer Brydon-; y yo respondo como puedo, eludiendo o desviando la pregunta, quitándome a la gente de encima con cualquier tontería.
En realidad a nadie le debería importar -prosiguió-, pues aun cuando fuera posible satisfacer de ese modo (parece que me estuvieran diciendo: «¡La bolsa o la vida!») demandas tan estúpidas en torno a un tema de tanta trascendencia, lo que yo «pensara» seguiría teniendo que ver casi exclusivamente con algo que sólo me afecta a mí. Hablaba con la señorita Staverton: desde hacía dos meses no había dejado pasar una sola ocasión de hablar con ella.
La situación se presentó así de hecho; aquella disposición, aquel recurso, el alivio y el apoyo que le brindaban, enseguida ocuparon el primer lugar en medio de la larga serie de sorpresas, escasamente mitigadas, que concurrieron en la circunstancia de su regreso a los Estados Unidos, extrañamente demorado durante tanto tiempo.
De un modo u otro, todo constituía motivo de sorpresa, lo cual cabía considerarlo natural cuando desde hacía tanto tiempo y de modo tan consistente alguien lo descuidaba todo, esforzándose por que quedara tanto margen para las sorpresas.
Spencer Brydon les había concedido a las sorpresas un margen de más de treinta años (treinta y tres, para ser exactos), y ahora le parecía que las sorpresas, a su vez, habían organizado un espectáculo en consonancia con la magnitud de la licencia que se les había dado.
Cuando Brydon se fue de New York contaba veintitrés años de edad; hoy tenía cincuenta y seis.
Es decir, a menos que calculara el transcurso del tiempo conforme a una sensación que le había asaltado varias veces después de su repatriación, en cuyo caso habría vivido más tiempo del que normalmente le es asignado al ser humano.
No paraba de repetirse a sí mismo que habría hecho falta un siglo, y así también se...





Documentos relacionados