Irving, Washington - Viaje nocturno al séptimo cieloReportar como inadecuado




Irving, Washington - Viaje nocturno al séptimo cielo - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Irving, Washington - Viaje nocturno al séptimo cielo. Libro para leer y descargar en PDF. Fuente: 10millibrosparadescargar.com


Introducción



VIAJE NOCTURNO AL SEPTIMO CIELO Washington Irving Mahoma consiguió asilo en la casa de Mutim Ibn Aadi, uno de sus discípulos, y se atrevió a volver a La Meca.
A la visita sobrenatural de los genios en el valle de Najla siguió pronto una visión o revelación mucho más extraordinaria y que desde entonces ha constituido un terma de comentario y conjeturas entre los mahometanos devotos.
Nos referimos al famoso viaje nocturno a Jerusalén y de ahí al séptimo cielo.
Los detalles del mismo nos han llegado como si los narrara el propio Mahoma, pero la verdad es que se trata de una tradición que no procede directamente del Profeta.
No obstante, algunos citan textos del Corán como confirmación de la misma. No intentamos presentar aquí esta visión o revelación con toda su amplitud y exotismo.
Nos limitaremos sólo a exponer algunos de sus rasgos más esenciales. La noche en que se produjo se describe como una de las más oscuras y silenciosas acaecidas hasta entonces.
No se oía ni el canto del gallo, ni el ladrido de los perros, ni los alaridos de las bestias, ni el ulular de las lechuzas.
Las mismas aguas dejaron de murmurar y los vientos de silbar; era como si toda la naturaleza se hubiera quedado inmóvil y muerta. A medianoche, Mahoma se despertó al oír una voz que le decía: -¡Despierta, deja de dormir!- Vio junto a él al ángel Gabriel.
Su frente era limpia y serena, su cutis blanco como la nieve, el pelo le caía sobre los hombros; tenía alas de muchos y deslumbrantes colores, y sus ropas estaban cubiertas de perlas y bordados de oro. Presentó a Mahoma un corcel blanco de formas y características maravillosas; no se parecía a ningún ejemplar de los que había visto antes, y, a decir verdad, es distinto de todos los animales descritos hasta entonces.
Tenía rostro humano, pero las mejillas eran las de un caballo: sus ojos eran como jacintos y brillantes como estrellas.
Tenía alas de águila resplandecientes de rayos de luz; y todo su conjunto apa...





Documentos relacionados