Ingenieros, José - Las fuerzas moralesReportar como inadecuado




Ingenieros, José - Las fuerzas morales - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Ingenieros, José - Las fuerzas morales. Libro para leer y descargar en PDF. Fuente: 10millibrosparadescargar.com


Introducción



LAS FUERZAS MORALES José Ingenieros http:--www.librodot.com Librodot LAS FUERZAS MORALES José Ingenieros 2 ADVERTENCIA DEL AUTOR Los sermones laicos reunidos en el presente volumen fueron publicados en revistas estudiantiles y universitarias entre 1918 y 1923, quinquenio generador de un nuevo espíritu en nuestra América latina. Este libro completa la visión panorámica de una ética funcional.
-El, hombre mediocre- es una crítica de la moralidad; -Hacia una moral sin dogmas-, una teoría de la moralidad; -Las fuerzas morales-, una deontología de la moralidad. Prevalece en todo el concepto de un idealismo ético en función de la experiencia social, inconfundible con los capciosos idealismos de la vieja metafísica. Cada generación renueva sus ideales.
Si este libro pudiera estimular a los jóvenes a descubrir los propios, quedarían satisfechos los anhelos del autor, que siempre estuvo en la vanguardia de la suya y espera tener la dicha de morir antes de envejecer. J.
I. Buenos Aires, 1925. 2 Librodot Librodot LAS FUERZAS MORALES José Ingenieros 3 LAS FUERZAS MORALES 1.- Se transmutan sin cesar en la humanidad.
En el perpetuo fluir del universo nada es y todo deviene, como anunció el oscuro Heráclito efesio.
Al par de lo cósmico, lo humano vive en eterno movimiento; la experiencia social es incesante renovación de conceptos, normas y valores.
Las fuerzas morales son plásticas, proteiformes, como las costumbres y las instituciones.
No son tangi bles ni mensurables, pero la humanidad siente su em puje.
Imantan los corazones y fecundan los ingenios.
Dan, elocuencia al apóstol cuando predica su credo, aunque pocos le escuchen y ninguno le siga; dan heroísmo al mártir cuando afirma su fe, aunque le hostilicen es cribas y fariseos.
Sostienen al filósofo que medita largas noches insomnes, al poeta que canta un dolor o alienta una esperanza, al sabio que enciende una chispa en su crisol, al utopista que persigue una perfección ilusoria.
Sed...





Documentos relacionados