Castro, Guillén de - Las mocedades del CidReportar como inadecuado




Castro, Guillén de - Las mocedades del Cid - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Castro, Guillén de - Las mocedades del Cid. Libro para leer y descargar en PDF. Fuente: 10millibrosparadescargar.com


Introducción



Apoio: Patrocínio: Realização: Mocedades del cid Guillén de Castro Copyright © 2000, virtualbooks.com.br Todos os direitos reservados a Editora Virtual Books Online M&M Editores Ltda.É proibida a reprodução do conteúdo desta página em qualquer meio de comunicação, eletrônico ou impresso, sem autorização escrita da Editora. Mocedades del cid Guillén de Castro Personajes que hablan en ella · · · · · · · · · · · · · · · · · · · El REY, don Fernando La REINA, su mujer El PRÍNCIPE, don Sancho La INFANTA, doña Urraca DIEGO Laínez, Padre del Cid RODRIGO, el Cid El CONDE Lozano JIMENA Gómez, hija del Conde ARIAS Gonzalo Per ANSURES HERNÁN Díaz, hermano del Cid BERMUDO Laín, hermano del Cid ELVIRA, criada de Jimena Gómez Un MAESTRO de armas del Príncipe MARTÍN González Un REY MORO Cuatro MOROS Un PASTOR Un GAFO · Acompañamiento Acto primero Salen el REY, don Fernando y DIEGO Laínez, los dos de barba blanca y el DIEGO Laínez decrépito.
Arrodíllase delante el REY, y dice: DIEGO: Es gran premio a mi lealtad.
REY: A lo que debo, me obligo. DIEGO: Hónrale tu majestad.
REY: Honro a mi sangre en Rodrigo. Diego Laínez, alzad.
Mis propias armas le he dado para armalle caballero.
DIEGO: Ya, señor, las ha velado, y ya viene...
REY: Ya lo espero.
DIEGO: ...excesivamente honrado, pues don Sancho mi señor, mi príncipe, y mi señora la reina, le son, señor, padrinos.
REY: Pagan agora lo que deben a mi amor.
Salen la REINA, y el PRÍNCIPE don Sancho, la INFANTA doña Urraca, JIMENA Gómez, RODRIGO, el CONDE Lozano, ARIAS Gonzalo, y Per ANSURES URRACA: ¿Qué te parece, Jimena, de Rodrigo? JIMENA: Que es galán.
(Y que sus ojos le dan Aparte al alma sabrosa pena.) REINA: ¡Qué bien las armas te están! ¡Bien te asientan! RODRIGO: ¿No era llano, pues tú les diste los ojos, y Arias Gonzalo la mano? ARIAS: Son del cielo tus despojos, y es tu valor castellano.
[Hablan al REY] REINA: ¿Qué os parece mi ahijado? PRÍNCIP...






Documentos relacionados