Casas, Bartolomé de las - Brevísima relación de la destrucción de %c1fricaReportar como inadecuado




Casas, Bartolomé de las - Brevísima relación de la destrucción de %c1frica - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Casas, Bartolomé de las - Brevísima relación de la destrucción de %c1frica. Libro para leer y descargar en PDF. Fuente: 10millibrosparadescargar.com


Introducción



BREVISIMA RELACION DE LA DESTRUCCION DE AFRICA BARTOLOME DE LAS CASAS Editado por elaleph.com  2000 – Copyright www.elaleph.com Todos los Derechos Reservados 2 Este documento ha sido descargado de http:--www.educ.ar www.elaleph.com Brevísima relación de la destrucción... donde los libros son gratis Capítulo I En el cual se contiene el reciente descubrimiento de las islas de Canaria, el primer intento de posesión por el «Príncipe de la Fortuna» y la guerra cruel e injusta que mosior Juan de Betancor, para sujetarlas, hizo a los vecinos dellas, que no le habían hecho ningún daño 1.
Prólogo Porque muchas veces arriba, y más en este capítulo pasado hemos tocado el promontorio Hesperionceras o de Buena Esperanza, y de las islas de Canaria y Cabo Verde y de los Azores, y dellas muchas veces hemos de tocar en la historia siguiente, con el ayuda de Dios, y muchos y aun quizá todos los que hoy son, y menos los que vinieren, no saben ni por ventura podrán saber cuándo ni cómo ni por quién fue celebrado su descubrimiento, parecióme que sería mucho agradable referir aquí algo dello, antes que tratemos del de nuestras océanas Indias, porque se vea cuán moderno el cognoscimiento que de los secretos que en el mar Océano había tenemos, y cuántos siglos y diuturnidad de tiempos la divina Providencia tuvo por bien de los tener encubiertos. 2.
Consideraciones sobre el punto y hora providenciales del descubrimiento de las islas Por demás trabajan y son solícitos los hombres de querer o desear ver o descubrir cosas ocultas, o hacer otra, por chica aunque buena que sea, si la voluntad de Dios cumplida no fuere; la cual tiene sus puntos y horas puestas en todas las cosas, y ni un momento de tiempo antes ni después de lo que tiene ordenado, como al principio de este libro se dijo, han de sortir o haber sus efectos.
Y, por ende, grande acertar en los hombres sería, si en el juicio humano muy de veras cayese ninguna cosa querer, ni desear, ni pensa...






Documentos relacionados