Bronte, Emily - Cumbres borrascosasReportar como inadecuado




Bronte, Emily - Cumbres borrascosas - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Bronte, Emily - Cumbres borrascosas. Libro para leer y descargar en PDF. Fuente: 10millibrosparadescargar.com


Introducción



Emily Brontë Cumbres Borrascosas CAPÍTULO PRIMERO He vuelto hace unos instantes de visitar a mi casero y ya se me figura que ese solitario vecino va a inquietarme por más de una causa.
En este bello país, que ningún misántropo hubiese podido encontrar más agradable en toda Inglaterra, el señor Heathcliff y yo habríamos hecho una pareja ideal de compañeros. Porque ese hombre me ha parecido extraordinario.
Y eso que no mostró reparar en la espontánea simpatía que me inspiró.
Por el contrario, metió los dedos más profundamente en los bolsillos de su chaleco y sus ojos desaparecieron entre sus párpados cuando me oyó pronunciar mi nombre y preguntarle: -¿El señor Heathcliff? Él asintió con la cabeza. -Soy Lockwood, su nuevo inquilino.
Le visito para decirle que supongo que mi insistencia en alquilar la «Granja de los Tordos» no le habrá causado molestia. -Puesto que la casa es mía -respondió apartándose de mí- no hubiese consentido que nadie me molestase sobre ella, si así se me antojaba.
Pase. Rezongó aquel «pase» entre dientes, con aire tal como si quisiera mandarme al diablo.
Ni tocó siquiera la puerta en confirmación de lo que decía.
Esto bastó para que yo resolviese entrar, interesado por aquel sujeto, al parecer más reservado que yo mismo.
Y como mi caballo empujase la barrera, él soltó la cadena de la puerta y me precedió, con torvo aspecto, hacia el patio, donde dijo a gritos: -¡José! ¡Llévate el caballo de este señor y danos vino! Puesto que ambas órdenes se dirigían a un solo criado, juzgué que toda la servidumbre se reducía a él. Por eso entre las baldosas del patio medraban hierbajos y los setos estaban sin recortar, sólo mordisqueadas sus hojas por el ganado. José era hombre entrado en años, aunque sano y fuerte.
Lanzó un contrariado «¡Dios nos valga!» y, mientras se llevaba el caballo, me miró con tanta malignidad que preferí suponer que impetraba el socorro divino para digerir bien la comida y n...






Documentos relacionados