Blasco Ibañez, Vicente - La CencerradaReportar como inadecuado




Blasco Ibañez, Vicente - La Cencerrada - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Blasco Ibañez, Vicente - La Cencerrada. Libro para leer y descargar en PDF. Fuente: 10millibrosparadescargar.com


Introducción



LI BROdot.com Vicente Blasco Ibañez La Cencerrada I Todos los vecinos de Benimuslim acogieron con extrañeza la noticia. Se casaba el tío Sento, uno de los prohombres del pueblo, el primer contribuyente del distrito, y la novia era Marieta, guapa chica, hija de un carretero, que no aportaba al matrimonio otros bienes que aquella cara morena, con su sonrisa de graciosos hoyuelos y los ojazos negros que parecían adormecerse tras las largas pestañas, entre los dos roque tes de apretado y brillante cabello que, adornados con pobres horquillas, cubrían sus sienes. Por más de una semana esta noticia conmovió al tranquilo pueble cito que, entre una inmensidad de viñas y olivares, alzaba sus negruzcos tejados, sus tapias de blancura deslumbrante, el campanario con su montera de verdes tejas y aquella tone cuadrada y roja, recuerdo de los moros que, destacaba, soberbia, sobre el intenso azul del cielo, su corona de almenas rotas o desmoronadas como una encía vieja. El egoísmo rural no salía de su asombro.
Muy enamorado debía de estar el tío Sento para casarse, violando tan escandalosamente las cos tumbres tradicionales.
¿Cuándo se había visto a un hombre que era dueño de la cuarta parte del término, con más de cien botas en la bodega y cinco mulas en la cuadra, casarse con una chica que de pequeña robaba fruta o ayudaba en las faenas de las casas ricas para que le die sen de comer? Todos decían lo mismo: «¡Ah, si levantase cabeza la siñá Tomasa, la primera mujer del tío Sento, y viese que su caserón de la calle Mayor, sus campos y su estudi, con aquella cama monumental de que tan orgullosa estaba, iba a ser para la mocosuela que en otros tiempos le pedía una rebanada de pan!» Aquel hombre debía estar loco.
No había más que ver el aire de adoración con que contemplaba a Marieta, la sonrisa boba con que acogía todas sus palabras y las actitudes de chaval con que se mostraba a los cincuenta y seis años bien cumplidos.
Y las que más protestab...






Documentos relacionados