Blasco Ibañez, Vicente - La Barca AbandonadaReportar como inadecuado




Blasco Ibañez, Vicente - La Barca Abandonada - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Blasco Ibañez, Vicente - La Barca Abandonada. Libro para leer y descargar en PDF. Fuente: 10millibrosparadescargar.com


Introducción



LIBR Odo t.com Vicente Blasco Ibañez La barca abandonada Era la playa de Tone salinas, con sus numerosas barcas en seco, el lugar de reunión de toda la gente marinera.
Los chiquillos, tendidos sobre el vientre, jugaban a la caPeta a la sombra de las embarcaciones, y los viejos, fumando sus pipas de bano traídas de Argel, hablaban de la pesca o de las magnificas expediciones que se habian en otros tiemPos a Gibraltar y a la costa de Africa, antes que al demonio se le ocuniera inventar eso que llaman la Tabacalera. Los botes ligeros, con sus vientres blancos y azules y el mástil graciosamente inclinado, formaban una fila avanzada al borde de la playa, donde se deshacían las olas, y una delgada lámina de agua bruñía el suelo, cual se fuese de cristal; detrás, con la embetunada panza sobre la arena, estaban las negras barcas del bou, las parejas que aguardaban el invierno para lanzarse al mar, baniéndolo con su cola de re des; y, en último término, los laúdes en reparación, los abuelos, junto a los cuales agitábanse los calafates, embadurnándoles los flancos con caliente alquitrán, para que otra vez volviesen a emprender sus penosas y monótonas navegaciones por el Meditenáneo: unas veces a las Baleares, con sal; a la costa de Argel, con frutas de la huerta levantina, y muchas, con melones y patatas para los soldados rojos de Gibraltar. En el curso de un año, la playa cambiaba de vecinos; los laúdes ya reparados se hacían a la mar y las embarcaciones de pesca eran armadas y lanzadas al agua; sólo una barca abandonada y sin arboladura permanecía enclavada en la arena, triste, solitaria, sin otra compañía que la del carabinero que se sentaba a su sombra. El sol había denetido su pintura; las tablas se agrietaban y crujían con la sequedad, y la arena, anastrada por el viento, había invadido su cubierta.
Pero su perfil fino, sus flancos recogidos y la gallardía de su construcción delataban una embarcación ligera y audaz, hecha para locas cane...






Documentos relacionados