Bester, Alfred - El Tiempo es el TraidorReportar como inadecuado




Bester, Alfred - El Tiempo es el Traidor - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Bester, Alfred - El Tiempo es el Traidor. Libro para leer y descargar en PDF. Fuente: 10millibrosparadescargar.com


Introducción



EL TIEMPO ES EL TRAIDOR Alfred Bester No se puede retroceder ni se puede parar.
Los finales felices son siempre dulces y amargos al mismo tiempo. Había un hombre llamado John Strapp; era el hombre más valioso, más poderoso y legendario de un mundo que comprendía setecientos planetas y casi dos billones de individuos.
Se le valoraba por una sola cualidad: era capaz de tomar Decisiones.
Adviértase la D mayúscula.
Era uno de los pocos hombres que podían tomar Decisiones Capitales en un mundo de increíble complejidad, y sus Decisiones eran correctas en un ochenta y siete por ciento. Vendía sus Decisiones a elevado precio. Había también una industria llamada, digamos, Bruxton Biótica, con fábricas en Deneb Alfa, Mizar III, Terra, y oficinas centrales en Alcor IV.
Los ingresos brutos de Bruxton eran de doscientos setenta millones de crs.
El desarrollo de las relaciones comerciales de Bruxton con consumidores y competidores exigía los servicios especializados de doscientos economistas de empresa expertos cada uno en una pequeña faceta del inmenso cuadro general.
Nadie era lo bastante grande como para coordinar todo el cuadro. Bruxton podía necesitar una Decisión Capital sobre política.
Un especialista en investigación llamado E.T.A.
Golan, de los laboratorios de Deneb, había descubierto un nuevo catalizador de síntesis biótica.
Era una hormona embriológica que producía moléculas nucléicas tan plásticas como la arcilla.
La arcilla podía modelarse y desarrollarse en cualquier dirección.
Problemas: ¿Debía Bruxton abandonar los métodos de la vieja cultura y adaptarse a esta nueva técnica? La decisión implicaba una amplia gama de factores interrelacionados: costos, beneficios, tiempo, suministro, demanda, formación, patentes, legislaciones, acciones judiciales, etc.
Sólo había una respuesta. Preguntar a Strapp. Las negociaciones iniciales fueron breves.
Strapp y Compañía contestó que la factura de John Strapp era de cien mil crs, más un...






Documentos relacionados