Bester, Alfred - Algo ahi arriba me amaReportar como inadecuado




Bester, Alfred - Algo ahi arriba me ama - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Bester, Alfred - Algo ahi arriba me ama. Libro para leer y descargar en PDF. Fuente: 10millibrosparadescargar.com


Introducción



ALGO AHI ARRIBA ME AMA ALFRED BESTER Alfred Bester consiguió un gran renombre dentro del campo de la SF con obras como El hombre demolido (Minotauro), que le valió un Hugo en 1953, Las estrellas mi destino (Dronte), y una serie de magníficos relatos algunos de los cuales están recogidos en el libro El lado oscuro de la Tierra (Dronte). Luego tuvo que transcurrir un largo período de silencio, diecinueve años, antes de que Alfred Bester volviera al mundo de la SF con otra obra impactante, Computer Connection (Acervo).
Desde entonces, Bester parece haber vuelto por sus fueros.
Como lo demuestra este relato, donde ni siquiera una temática y un desarrollo de la más pura hard SF pueden con la risueña socarronería de ese gran escritor. Estaban esos tres locos, y dos de ellos eran humanos.
Yo podía hablar con los tres porque domino idiomas, el decimal y el binario.
La primera vez que entré en contacto con los bufones fue cuando quisieron saber todo lo referente a Herostratus, y yo se lo dije.
La otra vez fue con respecto al Conus Gloria maris, y se lo dije.
La tercera vez fue para saber dónde podían esconderse.
Se lo dije, y desde ese entonces hemos estado siempre en contacto. Él era Jake Madigan (James Jacob Madigan, con un Doctorado en Filosofía de la Universidad de Virginia), jefe de la Sección de Exobiología del Centro de Vuelo Espacial Goddard, que tiene la esperanza de estudiar formas de vida extraterrestre si alguna vez pueden atrapar alguna.
Para daros una idea de su estado mental, una vez programó el computador IBM 704 con un mazo de cartas que imprimiría limones, naranjas, ciruelas, y así sucesivamente.
Entonces jugó a la máquina tragaperras contra ella, y perdió la camisa.
El muchacho estaba realmente perdido. Ella era Florinda Pot, pronunciado -Poe-.
Es un nombre flamenco.
Era una rubia bonita, pero llena de pecas desde el nacimiento de la frente hasta la división de los senos. Tenía un título en Ingeniería de la Universidad de Sheff...






Documentos relacionados