Anónimo - Loros disfrazados, LosReportar como inadecuado




Anónimo - Loros disfrazados, Los - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Anónimo - Loros disfrazados, Los. Libro para leer y descargar en PDF. Fuente: 10millibrosparadescargar.com


Introducción



Los loros disfrazados (Leyenda Ecuatoriana) Cuentos y leyendas americanas(anónimo) http:--www.librodot.com Librodot Los loros disfrazados Anónimo 2 Las abuelas indias de una tribu del Ecuador cuentan de qué manera dos hermanos se salvaron de ahogarse durante un gran diluvio.
Es una historia antigua y por eso resulta diferente y curiosa. Por esas tierras y montes hay una altísima montaña que tiene una virtud: cuando las lluvias causan inundaciones, sus cumbres se elevan dando estirones hacia el cielo, de manera que parece una isla que nunca se sumerge.
Y fue a esta montaña a la que subieron los dos hermanos, niña y niño, cuando el gran diluvio desbordó mares y ríos. Sus nombres se olvidaron, pero podemos llamarlos Chonta y Pila. Cuando vieron que el mar comenzaba a cubrir la tierra, Chonta tomó de la mano a Pila y corrieron hacia la cumbre salvadora que los libró de ahogarse.
Toda la montaña temblaba a cada estirón de su mole y los niños tuvieron que quedarse agarrados a las raíces y a las rocas para no rodar hasta los abismos. En cuanto pasó la lluvia, Chonta y Pila se asomaron a mirar los valles y vieron que todo estaba cubierto de agua.
No podían bajar al lugar donde estuvo su cabaña; recorrieron la cumbre y encontraron una caverna que les serviría como refugio.
Salieron a buscar algo que comer, pero sólo hallaron unas hierbas duras y raíces. ¡Ay! -lloró Pila-, ¡me duelen las tripas de hambre! -A mí me gustaría tener una cabeza de plátanos y un ananá jugoso -suspiró Chonta. Corrían entre las rocas levantando piedras para hallar algún bicho, pero en la noche estaban tan hambrientos como al alba. Una tarde, al caer el sol, llegaron a la caverna sin aliento ya para seguir viviendo. Entonces la niña vio sobre la piedra donde machacaban las raíces un mantel de hojas frescas y sobre ellas, frutas, carnes, mazorcas de maíz y todo lo que habían soñado comer durante tantos días. -¡Mira!, ¿quién habrá traído esta deliciosa c...






Documentos relacionados