Rodríguez Juárez, Brenda María - Capítulo 2. El organismo o el cuerpo socia- A la sombra en blanco y negro. Retratos fotográficos de reos penitenciarios en la Ciudad deReportar como inadecuado




Rodríguez Juárez, Brenda María - Capítulo 2. El organismo o el cuerpo socia- A la sombra en blanco y negro. Retratos fotográficos de reos penitenciarios en la Ciudad de - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.


Rodríguez Juárez, Brenda María
- Capítulo 2. El
organismo o el cuerpo socia-
A la sombra en blanco y negro. Retratos
fotográficos de reos penitenciarios en la Ciudad
de Puebla de 1891 a 1905: en su mayor parte, de
individuos de raza indígena bastante degenerada
(Saldaña, R., Martínez, B., F. and
V


Introducción



CAPÍTULO II El organismo o el cuerpo social La inserción del sistema penitenciario en el Estado de Puebla se justificó por medio de la aseveración de que la sociedad es un organismo completo, complejo y superior que debe ser estudiado como un organismo viviente cuya supervivencia se basa en la existencia de un regulador que dirija las funciones de sus órganos, de sus sistemas y de sus aparatos. Se pensó que esta idea se corroboraba a través de ciertos fenómenos presentes en otros seres vivos altamente organizados.
La primera verbigracia la ubicaron en la diferencia de las partes interiores respecto a las exteriores que conforman al organismo y la segunda, en las relaciones que aquéllas sostienen con factores externos y del medio ambiente. Se creyó que las formas de vida pequeñas, humildes e inferiores eran unicelulares y que las formas superiores eran la reunión organizada de aquéllas.
En las primeras, su cuerpo se dividía tajantemente en endodermo u órganos de nutrición y en ectodermo u órganos de relación. En los seres superiores los órganos de nutrición y de relación se unían por ramificaciones de vasos sanguíneos y de nervios, por lo que no podía establecerse entre ellos una diferencia precisa, clara y de golpe, no obstante, subsistía el contraste de las funciones que cada uno debía desempeñar.
Ahora bien, la separación de los deberes era fundamental para la supervivencia, pero en sí misma implicaba juegos de relaciones de cooperación y de antagonismo. Se dice que de cooperación porque los órganos exteriores deben proteger y proporcionar a los interiores el material alimenticio que será sintetizado como fuente de energía para ambos. Es antagonismo porque cada órgano debe ver por la subsistencia de sí mismo aún cuando esté a expensas del otro, por lo tanto, es factible que alguno se apropie de una cantidad mayor de productos, dañando sin excusa el equilibrio nutricional y perjudicando al organismo entero.
Por lo tanto, s...






Documentos relacionados