Samper, José María - Ensayo sobre las revoluciones políticas y la condición social de las repúblicas colombianas Hispano-americanas; con un ápendice sobre la orografía y la población de la ConfederacióReport as inadecuate




Samper, José María - Ensayo sobre las revoluciones políticas y la condición social de las repúblicas colombianas Hispano-americanas; con un ápendice sobre la orografía y la población de la Confederació - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

Samper, José María - Ensayo sobre las revoluciones políticas y la condición social de las repúblicas colombianas Hispano-americanas; con un ápendice sobre la orografía y la población de la Confederación Granadina - capitulo 13 - 32 Ciencia política - Political science - Fuente: Universidad Nacional de Colombia; Dirección de divulgaci%C


Teaser



XIII Espíritu de la democracia colombiana.
— Causas generales de las revueltas políticas.
— Dificultades que han entrabado el movimiento de las nuevas repúblicas : unas sociales y políticas;.— otras fiscales y económicas ; — otras puramente físicas.
— Conducta de la di plomada extranjera en Hispano-Colombia. Dos tendencias, al parecer opuestas, pero que concurren al mismo objeto por vias y medios diferentes, — ambas sostenidas de buena fe en lo general, — se han disputado la dirección de la democracia hispano-colombiana.
La una, buscando el progreso moral como una consecuencia, se ha propuesto principalmente asegurar los bienes materiales, contando con que estos traerían de suyo todo lo demás.
Por otra parte, creyendo que la libertad es un efecto de la seguridad y de la propiedad, y que el orden y la libertad son dos fenómenos distintos y aun algunas veces contradictorios, esa teoría se ha inclinado decididamente del lado de la autoridad, haciendo de ella una entidad diferente del pueblo mismo. Esta tendencia ha tenido sus mas conspicuos representantes en las repúblicas de Chile y Guatemala. La tendencia opuesta ha partido del principio general — 199 — de que el hombre es antf todo un ser moral.
De ahí la creencia de que los intereses materiales son secundarios, no siendo sino manifestaciones de la libertad, —de esa fuerza en acción que se llama el hombre; de que el orden y la liberiad son tan perfectamente armónicos que se confunden en la simple noción de la justicia, no pudiendo haber derecho contra el derecho.
En consecuencia se ha creido que la autoridad, manifestación colectiva de las fuerzas humanas, no podia ser antagonista de la lítertad; que el pueblo y el gobierno eran una misma cosa, — es decir el ciudadano bajo diversas formas de acción, — que la opinión debia ser la ley suprema de la política, en cuanto la ley escrita no se interpusiese.
Asi mismo se ha creido que, siendo la propiedad el efecto de la libe...



DOWNLOAD PDF




Related documents