Ancízar, Manuel - Peregrinación de Alpha: por las Provincias del Norte de la Nueva Granada, en 1850-51 - iza puebloviejo tota y pescaReportar como inadecuado




Ancízar, Manuel - Peregrinación de Alpha: por las Provincias del Norte de la Nueva Granada, en 1850-51 - iza puebloviejo tota y pesca - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Ancízar, Manuel - Peregrinación de Alpha: por las Provincias del Norte de la Nueva Granada, en 1850-51 - iza puebloviejo tota y pesca - 8 Literatura y retórica - Literature - Fuente: Biblioteca de la Presidencia de Colombia


Introducción



Iza, Puebloviejo, Tota i{ Pesca CAPITULO XXIV De Sogamoso a Iza median algo más de cuatro leguas de camino llano, alegre y despejado al través del lindo y verde valle ocupado por la hacienda llamada La Compañía, en conmemoración de los jesuítas, primitivos dueños de aquella valiosa finca, única que en el cantón mantiene concentrada en una sola familia la extensión considerable de tierras comprendidas en este valle, pues lo restante del suelo se haüa felizmente dividido en pequeñas porciones, patrimonio de otros tantos propietarios.
La Compañía es simplemente un potrero para engordar ganado, de modo que las sementeras de los colonos que la rodean se ven como refugiadas sobre los escarpes y laderas de las serranías laterales, y la rica planicie poseída por rebaños de ovejas y reses mayores, y por partidas numerosas de muías, signo incontestable de la infancia de un país, esté la agricultura desalojada de sus legítimos terrenos por la ganadería. Dejando a Firavitoba a mano derecha, sigúese orillando el río Tota por una de las fajas en que la planicie se bifurca de norte a sur, y se llega al recodo final, donde, rodeado de sauces y labranzas, permanece, como en el centro de un verde nido.
Iza, pueblo que fue de los indios y habitan hoy familias blancas de agradable presencia y costumbres patriarcales.
Recibiéronnos muy cortésmente, y uno de los vecinos puso a nuestra disposición su casa, cuyo aspecto, lo mismo que el de otras muchas del lugar, nos llamó la atención.
A la parte de la calle hay una pared vestida con los flexibles sarmientos de varias matas de granadilla, cuajadas entonces de hermosas flores.
Abierto un ancho portón, se entra en el patio, sombreado por dos árboles copados, barrido y limpio con esmero, y al frente aparecen las habitaciones: las de la derecha destinadas al servicio doméstico, y las de la izquierda conteniendo los aposentos de la familia; todas ellas de adobe y paja, pero ésta recortada en los bordes, y l...






Documentos relacionados