Alejandro Dumas - El Vizconde de Bragelonne. Tomo I. Parte PrimeraReportar como inadecuado




Alejandro Dumas - El Vizconde de Bragelonne. Tomo I. Parte Primera - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Libro en PDF para leer online - Clásicos en Español - Alejandro Dumas - El Vizconde de Bragelonne. Tomo I. Parte Primera


Introducción



Obra reproducida sin responsabilidad editorial El Vizconde de Bragelonne. Tomo I.
Parte Primera Alejandro Dumas Advertencia de Luarna Ediciones Este es un libro de dominio público en tanto que los derechos de autor, según la legislación española han caducado. Luarna lo presenta aquí como un obsequio a sus clientes, dejando claro que: 1) La edición no está supervisada por nuestro departamento editorial, de forma que no nos responsabilizamos de la fidelidad del contenido del mismo. 2) Luarna sólo ha adaptado la obra para que pueda ser fácilmente visible en los habituales readers de seis pulgadas. 3) A todos los efectos no debe considerarse como un libro editado por Luarna. www.luarna.com CAPÍTULO I LA CARTA En el mes de mayo del año 1660, a las nueve de la mañana, cuando el sol ya bastante alto empezaba a secar el rocío en el antiguo castillo de Blois, una cabalgata compuesta de tres hombres y tres pajes entró por él puente de la ciudad, sin causar más efecto que un movimiento de manos a la cabeza para saludar, y otro de lenguas para expresar esta idea en francés correcto. ––Aquí está Monsieur, que vuelve de la caza. Y a esto se redujo todo. Sin embargo, mientras los caballos subían por la áspera cuesta que desde el: río conduce al castillo varios hombres del pueblo se acercaron hombres último caballo, que llevaba pendientes del arzón de la silla diversas aves cogidas del pico. A su vista, los curiosos manifestaron con ruda franqueza, su desdén por tan insignificante caza, y después de perorar sobre las desventajas de la caza de volatería, volvieron a sus tareas. Solamente uno de estos, curiosos, obeso y mofletudo, adolescente y de buen humor, preguntó por qué Monsieur, que podía divertirse tanto, gracias a sus pingües rentas, conformábase con tan mísero pasatiempo. –– ¿No sabes ––le dijeron–– que la principal diversión de Monsieur es aburrirse? El alegre joven se encogió de hombros, como diciendo: “Entonces...






Documentos relacionados