La poética de la experiencia como poética femenina Reportar como inadecuado




La poética de la experiencia como poética femenina - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Razón y Palabra 2005, 10 47

Autor: Cynthia Pech

Fuente: http://www.redalyc.org/


Introducción



Razón y Palabra ISSN: 1605-4806 octavio.islas@proyectointernet.org Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey México Pech, Cynthia La Poética de la Experiencia como Poética Femenina Razón y Palabra, vol.
10, núm.
47, octubre-noviembre, 2005 Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Estado de México, México Disponible en: http:--www.redalyc.org-articulo.oa?id=199520655005 Cómo citar el artículo Número completo Más información del artículo Página de la revista en redalyc.org Sistema de Información Científica Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto Razón y Palabra  ISSN Impreso: 1605-4806 Número 47, año 10, octubre‐noviembre 2005  Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, México.  La Poética de la Experiencia como Poética Femenina* Por Cynthia Pech Número 47 Desde la filosofía, el término experiencia implica a la vez, los conceptos de repetición y de conocimiento, tal y como en dos significados fundamentales (Abbagnano, 1963: 495-505) lo explica: 1) la que involucra la “participación personal en situaciones repetibles, como cuando se dice: X tiene Experiencia de S; en donde se entiende por S cualquier situación o estado de cosas que se repite con suficiente uniformidad para dar a X l a capacidad de resolver algunos problemas” y 2) la que no tiene implicaciones personales en “el recurso a la repetición de ciertas situaciones como medio para analizar cuáles sean las soluciones que permiten, como cuando se dice: La proposición p es verificable por la Experiencia”.
En la primera, la participación personal es fundamentalmente necesaria para que se dé la experiencia, mientras que en la segunda, la participación personal no se cuenta necesaria para que tal o cual situación experimente su comprobación, por ejemplo, “el hech...





Documentos relacionados