Estrellita de esperanza Reportar como inadecuado




Estrellita de esperanza - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Razón y Palabra 2005, 11 48

Autor: Marisa Avogadro 1337

Fuente: http://www.redalyc.org/


Introducción



Razón y Palabra ISSN: 1605-4806 octavio.islas@proyectointernet.org Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey México Avogadro, Marisa Estrellita de Esperanza Razón y Palabra, vol.
11, núm.
48, diciembre-enero, 2005 Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Estado de México, México Disponible en: http:--www.redalyc.org-articulo.oa?id=199520653026 Cómo citar el artículo Número completo Más información del artículo Página de la revista en redalyc.org Sistema de Información Científica Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto Razón y Palabra  ISSN Impreso: 1605-4806 Número 48, año 11, diciembre 2005 – enero 2006  Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, México.  Estrellita de Esperanza Por Marisa Avogadro Número 48 El aire está tan calmo, que llego a escuchar hasta el movimiento de las pequeñas hojitas del árbol.
Azul, azul intenso se ve el cielo; como una alfombra suave e interminable, con diminutas perlas blancas que tintinean, suspendidas en el aire.
Miro hacia la tierra, estoy muy cerquita de la luna, que canta y juega con las estrelllas. Tiene que llegar la medianoche y estamos todos a la espera.
Los latidos de nuestro corazón hacen que la luz que tenemos suba y baje.
Estamos todas mirando a Belén, Tierra Santa en Jerusalén. Escucho campanitas, los ángeles están bajando a la tierra.
La luna respira hondo y despacio esparce un suave aroma a jazmines mezclado con azahares y fresias.
Y yo y mis hermanas estrellas comenzamos a brillar más y más.
En Belén ya nació el Niño y con él la luz de esperanza para la humanidad. Los Reyes Magos traen sus ofrendas y también los pastores del lugar.
Cerremos lentamente nuestros ojos y casi como un susurro, pidamos a la estrellita de la esperanza, que hoy que nació Jesús, llene nuestros...





Documentos relacionados