La cara de la raza humana Reportar como inadecuado




La cara de la raza humana - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Medicina U.P.B. 2012, 31 1

Autor: Andrés Eduardo Toro Montoya

Fuente: http://www.redalyc.org/


Introducción



Medicina UPB ISSN: 0120-4874 revista.medicina@upb.edu.co Universidad Pontificia Bolivariana Colombia Toro Montoya, Andrés Eduardo La cara de la raza humana Medicina UPB, vol.
31, núm.
1, enero-junio, 2012, pp.
9-10 Universidad Pontificia Bolivariana Medellín, Colombia Disponible en: http:--www.redalyc.org-articulo.oa?id=159024332002 Cómo citar el artículo Número completo Más información del artículo Página de la revista en redalyc.org Sistema de Información Científica Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto Toro AE ARTE MÉDICO ARTE MÉDICO La cara de la raza humana The face of human race Andrés Eduardo Toro Montoya1 Fotografía: Grupo Piraguas En nuestra acostumbrada galería fotográfica “Arte Médico” de una nueva edición de la revista Medicina U.P.B., queremos exhibir una pieza de arte con la que también rendimos tributo a la diversidad 1. Médico Interno.
Facultad de Medicina, Universidad Pontificia Bolivariana.
Medellín, Colombia Dirección de correspondencia: Andrés Eduardo Toro Montoya.
Correo electrónico: aetm01@hotmail.com MEDICINA U.P.B.
31(1): 9-10 ENE-JUN 2012  9 ARTE MÉDICO étnica de nuestro país y, en general, a la raza humana.
El invitado en esta oportunidad es el Grupo Piraguas, que trabaja por las comunidades indígenas y hace parte de la Facultad de Medicina de la Universidad Pontificia Bolivariana. En esta fotografía, con el título de “La cara de la raza humana” se puede admirar el rostro de una niña de la comunidad embera, quien dirige su mirada impávida hacia la lente de la cámara y adquiere protagonismo total.
Pareciera que la cámara pretende captar lo profundo de sus ojos y su alma, si pudiera, mas, es la pequeña niña quien entierra firme en la retina del observador una mirada fija como si examinara a fondo a quien posa su mirada.
Atrás, una mujer que car...





Documentos relacionados