¿les provoca un tinto?. poesía de un viaje Reportar como inadecuado




¿les provoca un tinto?. poesía de un viaje - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Revista Científica Guillermo de Ockham 2008, 6 (2)

Autor: Alfonso Rubio Hernández 16595

Fuente: http://www.redalyc.org/


Introducción



Revista Científica Guillermo de Ockham ISSN: 1794-192X investigaciones@ubscali.edu.co Universidad de San Buenaventura Colombia Rubio Hernández, Alfonso ¿Les provoca un tinto?.
Poesía de un viaje Revista Científica Guillermo de Ockham, vol.
6, núm.
2, julio-diciembre, 2008, pp.
129-133 Universidad de San Buenaventura Cali, Colombia Disponible en: http:--www.redalyc.org-articulo.oa?id=105312254010 Cómo citar el artículo Número completo Más información del artículo Página de la revista en redalyc.org Sistema de Información Científica Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto ¿Les provoca un tinto? Poesía de un viaje.
pp.
129-133 ¿Les provoca un tinto? Poesía de un viaje* Alfonso Rubio Hernández A la memoria de José Manuel Arango De manera relatada se presentan algunos de los principales autores de la poesía colombiana, adscriptos a sus correspondientes movimientos poéticos y algunas de sus características literarias. La estancia de noventa días en Medellín, el Medellín de Colombia, aunque emotiva y cercana, todavía la sigo sintiendo como un ligero soplo en mi destartalada memoria y por supuesto que aún siendo ya mágico para mí ese número 90, ello no me autoriza a hablar de poesía colombiana.
Eso sí, fue un excitante soplo, benefactor e imborrable.
Menos autorizado todavía, cuando ese periodo de tiempo –no tanto por su escasez, sino por llevar sus límites prefijados– me obligaba a actuar con la misma avidez que un guaquero español desenterraba el oro indígena.
Así, precipitada y fragmentariamente en mis lecturas –bien pensado, estas nunca se han hecho de otra manera–, fui descubriendo y ampliando esa llamada pobre nómina de poetas colombianos, que para mí, día a día, iban alegrando mis alforjas sentimentales. Si lo prefieren, pensemos con el castellano de España y concluyamos: ¡la ig...





Documentos relacionados