Diario de una investigadora Reportar como inadecuado




Diario de una investigadora - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Reis. Revista Española de Investigaciones Sociológicas 2001, (93)

Autor: Beatrice Webb

Fuente: http://www.redalyc.org/


Introducción



Reis.
Revista Española de Investigaciones Sociológicas ISSN: 0210-5233 consejo.editorial@cis.es Centro de Investigaciones Sociológicas España Webb, Beatrice DIARIO DE UNA INVESTIGADORA Reis.
Revista Española de Investigaciones Sociológicas, núm.
93, 2001, pp.
189-201 Centro de Investigaciones Sociológicas Madrid, España Disponible en: http:--www.redalyc.org-articulo.oa?id=99717884008 Cómo citar el artículo Número completo Más información del artículo Página de la revista en redalyc.org Sistema de Información Científica Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto DIARIO DE UNA INVESTIGADORA1 Beatrice Webb Es medio día.
Los rayos del sol golpean ferozmente sobre las callejuelas del asentamiento judío: el aire es húmedo debido a las abundantes lluvias.
Un vapor desagradable emana del pisoteado fango de las calles del East End y se mezcla con los fuertes olores del pescado frito, las verduras descompuestas y de la carne vieja que confirma su presencia a los ojos y fosas nasales de los transeúntes. Durante un breve intervalo se ha parado el «zumbido» de las máquinas de coser y el sonido sordo del hierro de las planchas.
Maquinistas y planchadores, bien vestidos y luciendo pesadas cadenas de reloj; chicas judías con sombreros deslumbrantes, rellenitas y un marcado contoneo; inmigrantes polacos de miradas furtivas con sus pálidos semblantes y sus formas encogidas.
Y por 1 Nineteenth Century, septiembre de 1888.
Debido al carácter anónimo de la vida del East End y a que no leen revistas y libros, ha sido posible publicar un puñado de paginas de mi diario privado cambiando los nombres de las calles y las empresas para no correr el riesgo de molestar a las personas implicadas.
Raramente se puede llevar a la práctica la publicación de las notas privadas de un investigador.
Pero, a pesar de esta dificultad, para que...





Documentos relacionados