Editorial Reportar como inadecuado




Editorial - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Historia Caribe 2013, VIII (23)

Fuente: http://www.redalyc.org/


Introducción



Historia Caribe ISSN: 0122-8803 historiacaribe@mail.uniatlantico.edu.co Universidad del Atlántico Colombia Editorial Historia Caribe, vol.
VIII, núm.
23, julio-diciembre, 2013, pp.
11-18 Universidad del Atlántico Barranquilla, Colombia Disponible en: http:--www.redalyc.org-articulo.oa?id=93729730001 Cómo citar el artículo Número completo Más información del artículo Página de la revista en redalyc.org Sistema de Información Científica Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto Editorial En un texto publicado hace veinte años con el título El personalismo político hispanoamericano del siglo XIX, su autora Graciela Soriano de García Pelayo planteaba unos criterios básicos y unas proposiciones metodológicas para el estudio del ejercicio del poder político en el continente.
La conclusión que se puede extraer del texto es que las prácticas políticas decimonónicas tuvieron como denominador común el ejercicio personal y autoritario del poder encarnado en figuras denominadas caudillos, caciques, gamonales, entre otros.
Muchas de esas figuras, principalmente los caudillos, dominaron por más de uno o dos decenios la política nacional de las jóvenes repúblicas hispanoamericanas. En una reciente entrevista sobre la realidad política venezolana la historiadora Soriano recordaba haberse paseado por todas las formas del personalismo político de la historia universal y encontraba que había de todo en el presidente Hugo Chávez.
Y como había de todo en él podía afirmar que se trataba de un gobernante discrónico: tiene que ver con la tiranía, con el despotismo, con la dictadura, con la realeza medieval, y si se sigue adelante con la historia tiene mucho de bonapartismo ya que debemos tener en cuenta que Bonaparte fue un autócrata que se hacía aclamar por el pueblo bajo la figura del plebiscito. Las afirmaciones y car...





Documentos relacionados