Mitos y realidades de la analgesia para partos Reportar como inadecuado




Mitos y realidades de la analgesia para partos - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Revista del Hospital Materno Infantil Ramón Sardá 2003, 22 (1)

Autor: María Cristina Celesia

Fuente: http://www.redalyc.org/


Introducción



Revista del Hospital Materno Infantil Ramón Sardá ISSN: 1514-9838 asociacionsarda@yahoo.com.ar Hospital Materno Infantil Ramón Sardá Argentina Celesia, María Cristina Mitos y realidades de la analgesia para partos Revista del Hospital Materno Infantil Ramón Sardá, vol.
22, núm.
1, 2003, pp.
22-27 Hospital Materno Infantil Ramón Sardá Buenos Aires, Argentina Disponible en: http:--www.redalyc.org-articulo.oa?id=91222106 Cómo citar el artículo Número completo Más información del artículo Página de la revista en redalyc.org Sistema de Información Científica Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto Artículo original MITOS Y REALIDADES DE LA ANALGESIA PARA PARTOS Dra.
María Cristina Celesia Especialista en Salud Pública.
Hospital Materno Infantil Ramón Sardá. Sí, oigo gritos como los de una parturienta gemidos como los de una primeriza: es la voz de Sión que pierde el aliento, que extiende las manos: “¡Ay, pobre de mí, estoy exhausta!” Jeremías 4: 31 El dolor de parto ha sido reconocido desde la antigüedad como severo y agotador; sin embargo, poco ha sido lo que se hizo para aliviarlo.
Aún hoy, en muchos lugares del mundo la mujer no recibe la atención necesaria en el momento del parto, hecho que podemos comprobar analizando los índices de mortalidad.
En 1929, Hagard afirmó que la posición de la mujer en cualquier civilización es un índice del avance de esa civilización, y que la posición de la mujer se mide mejor por el cuidado que le es dado en el momento del parto.1 La anestesiología ha crecido y se ha desarrollado en estrecha relación con la obstetricia: sólo basta con recordar que en 1847, J.
Snow, “el padre de la anestesiología”, publica un artículo sobre la inhalación de éter, mientras que el 19 de enero de ese mismo año, James Simpson, empleaba éter en el parto de una joven c...





Documentos relacionados