En barranca nadie puede darse el lujo de embobarse Reportar como inadecuado




En barranca nadie puede darse el lujo de embobarse - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Revista de Estudios Sociales 1998, 2

Autor: María Cristina Alarcón

Fuente: http://www.redalyc.org/


Introducción



Revista de Estudios Sociales ISSN: 0123-885X res@uniandes.edu.co Universidad de Los Andes Colombia Alarcón, María Cristina En Barranca nadie puede darse el lujo de embobarse Revista de Estudios Sociales, núm.
2, diciembre, 1998 Universidad de Los Andes Bogotá, Colombia Disponible en: http:--www.redalyc.org-articulo.oa?id=81511299022 Cómo citar el artículo Número completo Más información del artículo Página de la revista en redalyc.org Sistema de Información Científica Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto En Barranca nadie puede darse el lujo de embobarse María Cristina Alarcón Periodista, miembro de Medios por la Paz Me llamó Nicolasa, o sea, que no tengo nombre de puta.
Mis amigas se ríen de mi, dicen que yo debería llamarme más bonito.Betty, Leídi, Lucy.me han dicho que tengo nombre de esclava negra, de Cuba o del Valle.
No es que yo haya estado, es que me han contado. Soy de Bucaramanga y estoy viniendo a trabajar a Barranca, todas las tardes, desde que el pasaje en bus costaba seis pesos y ahora ya cuesta catorce, ¡imagínese todo el tiempo que ha pasado! Estoy muy aburrida con está viajadera para nada.
El trabajo está muy flojo y más desde mayo, cuando la masacre de los muchachos.
A mi me gustaba venirme para Barranca a las dos de la tarde, almorzaba y antes de las cinco estaba en el bar.
Nos arreglábamos y a las seis estábamos listas para comenzar.
Atendíamos hasta cinco clientes y cada uno, a veinte mil pesos, ¡eso sí era bueno! Ahora, que va, de golpe sólo un cliente por los mismos veinte mil, menos los catorce del pasaje, apenas nos queda para un tubito de perico.
Este trabajo ya no se aguanta sin perico, el bareto.
no, bareta ni de riesgos, porque lo vuelve a uno bobo y en Barranca nadie puede darse el lujo de embobarse. Antes me devolvía a Bucaramanga en el último bus de las onc...





Documentos relacionados