Una voz de resistencia Reportar como inadecuado




Una voz de resistencia - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

3 Ciencias sociales - Social sciences

Hoy la mujer tiene, por el solo hecho de serlo, un gran poder de convicción. Es el momento de hablar, de protestar, de mostrar al mundo que ya las colombianas no sólo somos amas de casa, dominadas y tímidas, sino que ocupamos un puesto en este mundo moderno que reconoce nuestra capacidad e inteligencia y por lo tanto ocupamos posiciones destacadas dentro del acontecer nacional. Una invitación de Margoth de Pizarro para las mujeres colombianas. Febrero de 2001.

Tipo de documento: Artículo - Article

Información adicional: Sección del Título de la revista: Sueños, Imágenes y Símbolos

Palabras clave: Desaparición Forzada, Secuestro, Violencia contra las Mujeres, Empoderamiento, Maternidades, Familias, Actores Armados

Temática: 3 Ciencias sociales - Social sciences3 Ciencias sociales - Social sciences 36 Problemas y servicios sociales, asociaciones - Social problems and social services





Fuente: http://www.bdigital.unal.edu.co


Introducción



Margoth de Pizarra Una voz de resistencia c:Jlcabo de regresar de los Estados Unidos a donde fui invitada por la Universidad de New Jersey para asistir al Diálogo de las Américas. Allí tuve la oportunidad de conocer y escuchar a las madres de los diferentes países latinoamericanos, madres quienes, como yo, han sido golpeadas por la violencia.
Sus vivencias colmaron mi alma de angustia y al mismo tiempo de una admiración profunda por unas mujeres capaces de enfrentarse con quien fuera y sin temor por sí mismas por amor a sus familiares asesinados o desaparecidos. ¡Que admirable ejemplo de amor y que valentía! Y me pregunto, no una sino mil veces, el por qué nosotras las colombianas vemos morir a nuestros seres amados, los enterramos y continuamos como si no lleváramos en el alma un dolor eterno. ¿Cómo es que nos secuestran y desaparecen a nuestra gente y no salimos a protestar pidiendo en silencio o a gritos para que se acabe con este delito atroz? ¿Dónde se quedó ese don que siempre nos ha caracterizado de luchar como leonas por nuestros hijos? ¿Por qué no imitar a los familiares de los soldados y policías que no han parado de luchar por los suyos? ¿Por qué esperamos a que sea el nuestro el asesinado, el secuestrado o desaparecido? Hoy la mujer tiene, por el solo hecho de serlo, un gran poder de convicción. Es el momento de hablar, de protestar, de mostrar al mundo que ya las colombianas no sólo somos amas de casa, dominadas y tímidas, sino que ocupamos un puesto en este mundo moderno que reconoce nuestra capacidad e inteligencia y por lo tanto ocupamos posiciones destacadas dentro del acontecer nacional. Pienso que si cada una de nosotras, en el hogar o en el trabajo, creamos un grupo que, con fuerza y valor, luche por esta patria tan desgarrada, saldremos adelante.
• * Una in vitac ión de Margoth de Piza rra para las mujeres colombianas. Febrero de 200 l . ...






Documentos relacionados