Hacia una teoría de los colores (parte ii) Reportar como inadecuado




Hacia una teoría de los colores (parte ii) - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



V. La evolución del azul-verde al rojo-negro en los tres reinos: Complejidad e intrincación de los colores; La vida a la conquista de la libertad; Animales de sangre incolora o de sangre azul; La sangre roja, condición del -yo-; El Hombre, porta-luz; Crecimiento y gigantismo, fenómenos del signo azul-verde; Vigilia y sueño; El sueño, regreso a la vida vegetativa; Del hombre a la flor; La flor no es signo de -verde-; Antagonismo coloreado de los sexos; Breve incursión en el mundo mineral; Oposiciones y diformismo sexuales; El rojo y el negro; El dualismo universal. VI. Colores cálidos. Del rojo: La simbología del fuego; Composición de la sangre; La -combustión vital-; Color de las arterias y de las venas; Simbología del corazón; Baco y su manto rojo; Marte, dios viril y guerrero; La edad de hierro; Los matices del rojo; El tercer término de la Trinidad; El rojo divino y el rojo infernal; La sangre, sol líquido; Microcosmo y macrocosmo; Fuego y humo; Cambio del color de las frutas; El -anillo- de las estaciones; El otoño y el invierno; El significado de la Fiesta de Navidad; El escarabajo y el eterno devenir; De Stendhal a la ruleta; La caída hacia el negro; La transparencia en la materia viva; La enfermedad y la fiebre; Evolución de los astros; Luz y vida; Ácidos y bases. Electricidad negativa y electricidad positiva; Un error generalizado; Los signos de la aritmética. Tomado del libro Los Colores - Contribución a una Filosofía Natural Fundada en la Analogía. Traducción de Julio Sánchez Reyez Parte II.

Tipo de documento: Artículo - Article

Palabras clave: Simbolismo de los colores, Filosofía





Fuente: http://www.bdigital.unal.edu.co


Introducción



Hacia una teoría de los colores Bené - Lucien BOllsseau V LA EVOLUCION DEL AZUL-VERDE AL ROJO-NEGRO EN LOS TRES REINOS Complejidad e intrincación de los fenómenos. Al referirnos al verde vimos cómo la vida en nuestro planeta tenía por condiciones necesarias la función esencialmente endotérmica de las partes verdes de los vegetales, función que se manifiesta en una absorción de calor.
Es pues legítimo suponer que la primera célula viva, mecida por el oleaje de los mares primitivos, fue una célula verde 1. Desde este punto de partida advertimos un punto de llegada: la sangre caliente (de signo rojo) de animales tales como los mamíferos y las aves, y particularmente la sangre del hombre.
Vimos, de paso, cómo la naturaleza viva había invertido sus signos y sus funciones. De una actividad endotérmica y centrípeta, donde vimos la marca de una involución pasamos a una actividad exotérmica (con desprendimiento de calor) y centrífuga.
Y, al ir de una hacia otra, comprobamos un aumento progresivo de las funciones jerarquizadas con desarrollo de un sistema nervioso, primero simplemente esbozado, luego fuertemente centralizado; en una palabra, la el10lución hacia la sensibilidad, la conciencia individual, la -personalidad-, el -yo-. Pero este cuadro tiene necesariamente un rigor esquemático que la realidad parece a veces desmentir.
Los vegetales mismos, como lo advertía ya Claude Bernard, tienen funciones exotérmicas y respiran de manera más o menos activa.
Las flores, la germinación de las semillas desprenden calor.
Inversamente, hay animales provistos de clorofila; otros que parecen tener funciones aún menos jerarquizadas que las de los vegetales.
Pero todas estas objeciones no implican de ningún modo que el plan general de los fenómenos tal como nos permite delinearlo el ciclo de los colores, sea falso en lo más mínimo. 1 Ver la salvedad expresada por la llamada 1, Cap.
111, -El Mundo Vegetal-. Nota: Tomado del libro -Los Colores - Contri...






Documentos relacionados