El maestro y su oficio Reportar como inadecuado




El maestro y su oficio - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Palabras pronunciadas en el acto de entrega del Premio Nacional de Matemáticas 1991. Reflexiones sobre el oficio de enseñar

Tipo de documento: Artículo - Article

Palabras clave: Matemáticas, Enseñanza





Fuente: http://www.bdigital.unal.edu.co


Introducción



ALONSO TAKAHASHI EL MAESTRO Y SU OFIeI Palabras pronunciadas en el acto de entrega del Premio Nacional de Matemáticas 1991. na tarde, hace casi 2.400 años, tuvo lugar, en Atenas, la más célebre conferencia de la antigüedad. El conferenciante era Aristocles, más conocido como Platón, y la exposición versaba sobre lo Bueno o, en términos que quizás se consideren hoy más platónicos, el Bien. El relato no debe ser tomado al pie de la letra pues proviene de Aristóxeno, de quien es conocida cierta antipatía hacia Platón, para no hablar de su manifiesto gusto por el chisme y la maledicencia. Sea como sea, parece que en el lugar de la conferencia se congregó la flor y nata de la intelectualidad ateniense. Asistieron los alumnos de la Academia y, naturalmente, los principales discípulos de Platón.
Allí estaban Xenócrates, quien escribiría una obra sobre la vida del maestro; Espeusipo, su sobrino y sucesor en la dirección de la Academia, Heráclides Póntico, el atomista y cosmólogo y, por supuesto, el fiel Aristóteles. Es ésta la única disertación pública que se le atribuye a Platón.
Hace parte de su controvertida doctrina inédita, sobre la cual no dejó, o no nos ha llegado, nada escrito. Hay, no obstante, razones para pensar que algunas de las tesis expuestas en ella aparecen en el Filebo.
También es posible que las lecciones sobre este diálogo, ofrecidas por Marsilio Ficino en su academia neoplatónica de Florencia, fueran inspiradas en la conferencia de Platón.
Aristóteles consignó su versión en un tratado en tres libros titulado Sobre lo Bueno, un ejemplar del :ualllegó hasta Alejandro de Afrodisias, en el siglo III de nuestra era.
Desde entonces sólo aparecen algunas referencias en los escritos de sus discípulos. Según Aristóxeno, al correrse la voz de que Platón disertaría -sobre lo bueno-, se reunió una multitud proveniente de Atenas y sus alrededores esperando recibir indicaciones prácticas sobre cómo lograr bienes; c...






Documentos relacionados