Mireya: Revista Femenina Reportar como inadecuado




Mireya: Revista Femenina - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

3 Ciencias sociales - Social sciences



Tipo de documento: Tesis-trabajos de grado - Thesis Maestría

Colaborador - Asesor: Vera Silva, Leonor

Información adicional: Magister en Educación. Linea en Pedagogía en Docencia Universitaria

Palabras clave: Promoción, Producción, Desempeño, Presentación oral y charlas espontaneas, Lengua extranjera, Competencia comunicativa, Speaking skills, Process, Oral presentations, Spontaneous conversations, English

Temática: 3 Ciencias sociales - Social sciences 37 Educación - Education4 Lenguas - Language8 Literatura y retórica - Literature





Fuente: http://www.bdigital.unal.edu.co


Introducción



U-IA PJ.-GI-IA DEL Diciembre.
Esta tarde me he quedado sola.
Jorge se ha ido de la ciudad a causa de la enfermedad de su madre, y permanecerá ausente por unos cuantos días.
En un año largo de matrimonio, es ésta la primera separación.
Le he prometido ser muy valiente y no entristecerme, pero a pesar de todos mis esfuerzos ya casi no puedo más, hoy he estado de un humor pésimo; suspiro a cada instante, sin saber por qué; comienzo mi tejido y a otro instante lo abandono; he qu.erido leer algo en mi libro predilecto y no hago más que hojearlo con distracción. Pero nó, no quiero dejarme vencer por el fastidio.
Trataré de hacer algo; he tenido siempre una invencible afición a ·escribir pero nunca tengo tiempo para ello.
Por qué no aprovechar estos días de ausencia que me proporcionarán tántas horas de soledad? Qué idea tan estupenda! Escribiré mis impresiones? hablar~ de mi felicidad? .
Oh, no, nada de eso; llevaré una especie de diario de mi hijo.
Admirable, magnífico! Tendré una ilusión para todos los días; ya no me fastidiaré por las noches.
Tendré u.na entretención para las horas de soledad. 26 de Diciembre.
Muy buen día para comenzar.
Siempre he pensado que mi hijo será el mejor de todos los hombres del mundo.
(Qué gran alivio es saber que nadie leerá estas páginas y puedo decir en ellas todo cuanto quiera!).
Nació en una noche estrellada, llena de luz de luna.
Recu.erdo que cuando Jorge y el médico se retiraron, pasadas ya las primeras demostraciones de alegría, aunque era muy tarde de la noche, yo no guise dormirme por contemplar a mi nené. Una velada I[¡mpara alumbraba tenuamente la alcoba, y yo peTcibí un rayo de luna, que filtrándose por la ventanilla entornada, caía de lleno sobre la carita ~ol1J-osada del niño.
Entonces estiré (] brazo y apagué la lámpara .
Unn a~egría profunda y sagrada inundó hasta la plenitud de mi corazón. y aquella gcande y misteriosa al€· ~ría, se convirtió al cabo en oración...





Documentos relacionados