Heinrich von kleist. sobre el teatro de marionetas y otras prosas cortas Reportar como inadecuado




Heinrich von kleist. sobre el teatro de marionetas y otras prosas cortas - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.





Tipo de documento: Artículo - Article

Palabras clave: J. Locke, conciencia moral, libertad de conciencia





Fuente: http://www.bdigital.unal.edu.co


Introducción



LECTURA EJEMPLAR Heinrich von Kleist.
Sobre el teatro de marionetas y otras prosas cortas Introducción y edición Luis Eduardo Hoyos Universidad Nacional de Colombia Introducción La tarde del 21 de noviembre de 1811 dos pistoletazos violaron la calma de la isla de los “pavos reales” (Pfauneninsel) en el Wannsee, a las afueras de Berlín.
Heinrich von Kleist había disparado con su consentimiento sobre su amiga Adolfine-Henriette Vogel, quien al parecer sufría un cáncer terminal, y después se había suicidado él mismo.
En el epitafio de su tumba se puede leer: “Nun, o Unsterblichkeit, bist du ganz mein” (“Por fin, oh, inmortalidad, eres toda mía”), una frase sacada de su obra patriótica El príncipe von Homburg, y que tiene una mortificante resonancia romántica. Bernd Heinrich Wilhelm von Kleist nació el 18 de octubre de 1777 en la ciudad de Frankfurt an der Oder, en Prusia.
Venía de una familia de militares y él mismo probó la carrera militar durante un tiempo.
Peleó en las guerras napoleónicas del lado del ejército prusiano y combinó su vida de escritor con la de activista político y patriota. Pese a su corta existencia, la obra literaria de Kleist es de referencia obligatoria dentro de la dramaturgia alemana de principios del siglo XIX.
Son conocidas sus obras de teatro Amphytrion, El cántaro roto, La familia Schroffenstein, Pentesilea y El príncipe von Homburg.
Pero no lo son menos sus relatos.
Michael Kohlhaas, una novela corta que se desarrolla en el siglo XVI, mereció el encomio de Kafka.
En uno de los escritos que aquí se editan, el formidable Sobre el teatro de marionetas, se puede ver bien por qué Kafka admiraba a Kleist. De la vida atormentada de Kleist se ha dicho mucho: que sucumbió a la crisis política y espiritual de su época (particularmente, a esa agónica desesperación que provocó Napoleón en los que creyeron ver en la Revolución francesa el inicio de una completa nueva era), que no pudo ver en escena nin...






Documentos relacionados