Elogio de jaime vélez sáenz Reportar como inadecuado




Elogio de jaime vélez sáenz - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Información no disponible.

Tipo de documento: Artículo - Article





Fuente: http://www.bdigital.unal.edu.co


Introducción



ELOGIO DE JAIIVIE VELEZ SAENZ Rubén Sierra Mejía No podía declinar la gentil invitación que me hizo la Universidad de Caldas a hablar en su nombre en este acto en que se le otorga el título de doctor honoris causa enfilosofíaal profesor Jaime Vélez Sáenz.
Puedo decú que dos obligaciones de gratitud se conjugaron para mclinarme a aceptar sin vacilaciones la tarea que se me ha encomendado.
Debo a la persona a quien hoy se le rúide homenaje el reconocimiento por las muchas enseñanzas que de él he recibido. Pero, también, no podía olvidar que fue en estas aulas donde inicié mi carrera académica, hace ya más de 20 años.
La generosidad de la Universidad de Caldas, que me llamó a impartir lecciones de filosofía a sus estudiantes, y la tolerancia de éstos, que aceptaron con paciencia mi poca preparación intelectual y mi impericia pedagógica, son actitudes que siempre han estado en mis recuerdos.
Mis conocimientos eran vacilantes y, sobre todo, los temas de que me ocupaba en mis cursos aún no eran obsesiones que me impulsaran a un tratamiento personal y creativo.
Fueron años de aprendizaje en los que mis alumnos de entonces contribuyeron a que mi formaciónfilosóficay en general mtelectual lograra superar la fase de mero lector apresurado de textos clásicos y manuales universitarios.
Fue también la Universidad de Caldas donde inicié mis tanteos de escritor de temas filosóficos.
Aquí escribí mi primer artículo, que después habría de recoger en un libro. Vengo, pues, como un viejo alumno, a ofrecer en nombre de snAlma mater, el más alto título académico a uno de los maestros más sabios y más queridos de Colombia. Conocí ajaüne Vélez Sáenz en I96O, cuando él regresaba de Francia después de una estancia de varios meses y yo adelantaba mis estudios de filosofía en la Universidad Nacional de Colombia.
Ese mismo año tuve la fortuna de asistir a uno de sus cursos, y desde entonces no he dejado de ser su discípulo.
No puedo olvidar a ...






Documentos relacionados