Estado y libertad en el joven hegel Reportar como inadecuado




Estado y libertad en el joven hegel - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Información no disponible.

Tipo de documento: Artículo - Article

Palabras clave: Estado, teología hegeliana, libertad, dignidad, poder estatal, enfrentamiento de fuerzas





Fuente: http://www.bdigital.unal.edu.co


Introducción



ESTADO Y LIBERTAD EN EL JOVEN HEGEL Angelo Papacchini El Estado ocupa un lugar privilegiado dentro de la teoría hegeUana de la sociedad y de la historia: en el Estado alcanza su desarrollo pleno la -segunda naturaleza- o eticidad, es decir todo lo que el ser humano produce por encima de su naturaleza inmediata o animal; en él adquiere la Ubertad concreción y sentido; con él empieza y acaba la historia humana.
Para el gran púbUco Hegel sigue siendo elfilósofodel Estado; y esta fama es en parte justificada, puesto que es el único pensador de la modernidad que se atreve a cuestionar el carácter instrumental del Estado, reconociéndole a la institución estatal la dignidad y el valor de fin en sí. Lo que muchos desconocen es el hecho de que la valorización del Estado como suprema reaUzación de la Ubertad es el resultado de un camino lento y difícil, marcado por titubeos y conflictos internos.
Las primeras tomas de posición del filósofo no revelan mucha simpatía por el Estado; al contrario, su entusiasmo por la Ubertad se expresa a menudo en ataques virulentos y apasionados contra la autoridad y el poder estatal, que nada tienen que envidiarle a los textos de los anarquistas más radicales.
En este ensayo nos proponemos reconstruir el proceso a través del cual elfilósofose reconcilia progresivamente con el Estado, centrando nuestra atención en las obras escritas desde el final de su estadía en Berna hasta los primeros años de Jena.
En este breve lapso de tiempo la actitud de Hegel hacia la institución estatal cambia radicalmente: el rechazo inicial del Estado-máquina, considerado como un aparato represivo incompatible con la Ubertad individual y destinado, por lo tanto, a la desaparición, deja lugar al reconocimiento de su necesidad para alejar la amenaza de caos, enfrentamiento a muerte y autodestrucción; mientras que, de manera casi imperceptible, este aparato de poder se subUma en una totaUdad ética, en donde la Ubertad y la sociabilidad hum...






Documentos relacionados