Descartes, r. meditaciones acerca de la filosofía primera. seguidas de las objeciones y respuestas. traducción de jorge aurelio díaz Reportar como inadecuado




Descartes, r. meditaciones acerca de la filosofía primera. seguidas de las objeciones y respuestas. traducción de jorge aurelio díaz - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.





Tipo de documento: Artículo - Article





Fuente: http://www.bdigital.unal.edu.co


Introducción



MEDITACIONES ACERCA DE LA FILOSOFÍA PRIMERA. SEGUIDAS DE LAS OBJECIONES Y RESPUESTAS RENÉ DESCARTES Traducción de Jorge Aurelio Díaz. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia, Facultad de Ciencias Humanas, 2009.
628p. Para considerar la pertinencia de esta nueva edición de las Meditaciones que aquí presentamos, expondremos, en primer lugar, la historia de dicha obra.
Para esto, hablaremos del proceder de Descartes previo a la publicación del libro y de las primeras ediciones y traducciones de éste.
En segundo lugar, haremos un breve recuento de las traducciones al español con el fin de explicar qué hace tan especial esta nueva edición. Descartes empezó a redactar las Meditaciones en 1628, pero no las publicó hasta 1641.
Entre tanto, el Discurso del Método, obra que estaba siendo redactada desde 1629, había sido publicado junto a La dióptrica, los meteoros y la geometría, en 1637.1 Ahora bien, una vez redactadas las seis meditaciones, Descartes encargó a su amigo, el sacerdote Marin Mersenne, que enviara la obra completa a teólogos y filósofos para que la versión final a publicar se compusiera de las seis meditaciones, seguidas por las objeciones que aquellos hicieran al texto y las respuestas del autor a las mismas.
Sobre esto, en el Prefacio al lector, Descartes expresó: [[L]uego del desarrollo de las meditaciones] responderé a las objeciones de algunos varones excelentes por su inteligencia y sus conocimientos, a quienes estas Meditaciones fueron remitidas para ser examinadas antes de que fueran enviadas a la imprenta.
Porque presentaron tantas y tan variadas objeciones, que me atrevo a confiar en que no será fácil que a alguien se le ocurran otras, al menos de cierta importancia, que ellos no hubieran ya presentado.
Por lo tanto, les ruego una y otra vez a los Lectores que no juzguen de las Meditaciones antes de que se hayan dignado leer todas esas objeciones y sus respectivas respuestas.
(AT VII 10) Así pues, tal procedimiento prete...






Documentos relacionados