Sobre el espíritu contra la sustancia: réplica a “sobre la sustancia contra el espíritu o de este último contra sí mismo” Reportar como inadecuado




Sobre el espíritu contra la sustancia: réplica a “sobre la sustancia contra el espíritu o de este último contra sí mismo” - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Sobre el espíritu contra la sustancia: réplica a -Sobre la sustancia contra el espíritu o de este último contra sí mismo-

Tipo de documento: Artículo - Article





Fuente: http://www.bdigital.unal.edu.co


Introducción



SOBRE EL ESPÍRITU CONTRA LA SUSTANCIA: RÉPLICA A “SOBRE LA SUSTANCIA CONTRA EL ESPÍRITU O DE ESTE ÚLTIMO CONTRA SÍ MISMO” José Leonardo González Universidad Nacional de Colombia joelgova@gmail.com El objetivo de este texto es rebatir la tesis que Santiago Marín expone en su texto “Sobre la sustancia contra el espíritu o de este último contra sí mismo” (2005).1 La tesis de Marín consiste en que la crítica de Berkeley a la sustancia lockeana también puede aplicarse a la noción de espíritu que este mismo filósofo ofrece.
De este modo, Berkeley caería en la crítica que él mismo hace y por tanto su salida sería tan inválida como la propuesta de Locke. En este ensayo pretendo mostrar que la noción de espíritu de Berkeley está a salvo de caer en las críticas que este filósofo le hace al concepto lockeano de sustancia.
Para ello, en primer lugar, explicaré brevemente la función del concepto de sustancia en Locke; en seguida examinaré la crítica de Berkeley a este concepto y mostraré la necesidad de apelar al concepto de espíritu.
Finalmente haré una breve reseña de los argumentos de Marín con los que pretende demostrar que el espíritu tiene los mismos problemas que la sustancia lockeana, y mostraré que cada uno de estos argumentos no es válido y, por tanto, que la tesis de Marín resulta problemática. 1.
LA SUSTANCIA LOCKEANA Uno de los principales interrogantes de Locke es determinar la causa de nuestras ideas de sensación: ¿de dónde provienen nuestras ideas sobre el mundo? Su respuesta es que las cualidades de los cuerpos producen o causan en nosotros las ideas de sensación (cf.
Ensayo II viii §7-8).
Con esta respuesta Locke está admitiendo de entrada que existe una distinción entre las cualidades de los cuerpos y mis ideas de sensación. Esta distinción, en efecto, lo lleva a preguntarse acerca del estatus ontológico de las cualidades: si tales cualidades causan nuestras ideas de sensación, tenemos que pregunta...






Documentos relacionados