Cultura y calidad Reportar como inadecuado




Cultura y calidad - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Hasta mediados del siglo xx,cuando se comparaban obras de arte y productos industriales, no hacía falta explicar de qué lado estaba la calidad. Se suponía que la industria era el mundo de la prisa, los grandes volúmenes, la preocupación por los costos, las utilidades, la eficiencia, frente a la cultura artística, literaria, intelectual, científica, donde pesaban las preocupaciones contrarias: el amor al oficio, la excelencia sin límites, el rigor y la perfección hasta en el último detalle.

Tipo de documento: Artículo - Article

Información adicional: Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Palabras clave: calidad, relativismo, cultura asalariada, calidad, tolerancia académica, reconocimiento





Fuente: http://www.bdigital.unal.edu.co


Introducción



CULTURA Y CALIDAD Gabriel Zaid Tomado de Letras Libres, México. Hasta mediados del siglo xx, cuando se comparaban obras de arte y productos industriales, no hacía falta explicar de qué lado estaba la calidad. Se suponía que la industria era el mundo de la prisa, los grandes volúmenes.Ia preocupación por los costos, las utilidades, la eficiencia, frente a la cultura artística, literaria, intelectual, científica, donde pesaban las preocupaciones contrarias: el amor al oficio, la excelencia sin límites, el rigor y la perfección hasta en el último detalle. La situación empezó a cambiar por el lado industrial.
La administración de oligopolios descubrió en la calidad una estrategia competitiva, analizada en revistas como la Harvard Business Review.
Cuando el mercado se reparte entre unas cuantas empresas que se conocen y se estudian (haya o no colusión), competir con precios bajos es suicida: el único que gana es el consumidor, porque los grandes competidores (a diferencia de los pequeños) no pueden ser eliminados bajando precios hasta hacerlos quebrar.
Responderán a la ofensiva bajando también los precios y dejando al agresor en una posición tan incómoda como la suya.
Es mejor evitar las guerras de precios, y competir por otros medios: calidad del producto, servicio al cliente, prestigio de la marca. Esto llevó a desarrollar programas de administración ambiciosos: -cero defectos-, -calidad total-.
Y como algunas iniciativas venían de Japón (que entró al mercado internacional con imitaciones baratas, pero giró hacia la competencia con productos innovadores de mucha calidad) se llegó a decir: es natural.
En un país donde pesa tanto la cultura es más fácil que los productos industriales sean como obras de arte. Paradójicamente, en estas décadas que han visto unirse (al menos como ideal) dos conceptos que parecían opuestos (industria y calidad) se han 292 CUADERNOS DE ECONOMÍA 32 ido separando los que parecían sinónimos: cultura...






Documentos relacionados